HOME                     LINKS                       CONTACT                      

3 dic. 2012

CARAVANA







RY COODER
Con apenas 23 años Ry Cooder, después de ser ya un reputado músico de sesión, se lanza a la arena con un disco que entra dentro de esa especial categoría de "los mejores inicios de carrera de un artista en la historia de la música rock".

Cooder es el típico portento que, de vez en vez, surge en el firmamento de la música popular, americana en este caso. AMERICANA con mayúsculas, ya que bebe de todos los palos propios de esa escena; blues, country, folk de raíces, jazz, "tex-mex", "music-hall" y "vaudeville" incluso. Domina todos esos estilos y, además, les otorga su propia interpretación, sin perder el respeto a las enseñanzas de aquellos de quienes se alimenta.

En este su primer album en solitario nos da cumplidos ejemplos. Desde versiones de grandes del blues como Leadbelly, John Estes, Alfred Reed o Blind Willie Johnson, hasta luminarias folk como Woody Guthrie o pop como Randy Newman. Incluso la única composición suya en este disco, "Available Space", no desmerece en absoluto de ser catalogado como un blues clásico.

Su "slide-guitar", tan extensa en acordes, facilita una escucha moderna de melodías que han tenido su propia historia, su propia trayectoria en otros compositores muy anteriores a él. La compañía del renombrado Van Dyke Parks al piano, y de otros portentos del momento como Chris Ethridge (Flying Burrito),  Roy Estrada (Mothers of Inventions y Captain Beefheart) o John Barbata,  aquí John Barbeda (Jefferson Airplana, C,S,N & Y) enriquecen el conjunto del trabajo.

Ideal para escuchar en cualquier momento, especialmente en alguna carretera fronteriza, apoyado contra la gastada pared de una estación de servicio, mientras pasan los lagartos levantando una leve polvareda. Hagan la prueba con "Dark Is The Night", el tema que cierra el disco, y me darán sin duda la razón.

Ry Cooder

No hay comentarios:

Publicar un comentario