HOME                     LINKS                       CONTACT                      

30 nov. 2012

FURIA





THE JIM JONES REVUE
¡De dónde habra sacado el maldito Jim Jones ese estratosférico riff de guitarra que rasga inmisiricorde el primer tema "Princess & The Frog"!, y ¡que decir del piano alocado de Elliot Mortimer, cabalgando a achazos limpios por una selva de electricidad atronadora! Pocas veces (salvo los mencionados a continuación...) había escuchado un disco TAN ROCK, tan a lo Chuck Berry y Jerry Lee Lewis. Y si ya entramos en detalles más acordes con influencias actuales...¡que bestialidad de "Fish 2 Fry"!, un tema por el que el mismo Lux Interior habría dado el cojón izquierdo.

Jim Jones y sus músicos dominan el ambiente puramente roquero, aquel sencillo ejercicio de fuerza visceral que, con los acordes indispensables, hace del ruido una obra de arte.

A lo largo de toda la grabación se suceden los momentos de fiesta para los aficionados al género. Desde el "matrix" original del rock de guitarra, base rítmica potente, piano como acertada conexión negroide, y voz desmelenada de Jim, los temas se van sucediendo en su minutaje adecuado, aquel no demasiado amplio y que unía canción a canción con la idea de no dar descanso al oyente. Y es éste, sin duda, el mayor acierto del disco. No solo recoge el espíritu del rock guitarrero primigenio, también es capaz de absorber la atmósfera festiva de este estilo para ofrecernos un trabajo más que notable.

The Jim Jones Revue

MAREA







HIGH TIDE "SEA SHANTIES"
High Tide, en este su primer trabajo "Sea Shanties", me recuerdan un tanto a King Crimson. No tienen ciertamente la base histórico-lirica tan acusada de éstos últimos, más bien se basan en un fondo cimentado en un contínuo "fuzz" de guitarra, que a veces suena claramente a folk, dando pie a las volutas melódicas de la voz de Tony Hill y al fantástico violín de Simon House, auténtico protagonista en esta grabación.

Lo de King Crimson sale a colación sobre todo en el arranque y final del tema "Pushed But Not Forgotten", donde el violín de Simon me recuerda mucho al mejor David Cross de "Larks Tongue In Aspic". Si los dos primeros temas de la cara A, "Futilist´s Lament" (nombre también muy "crimsoniano") y "Death Warmed Up", navegan por espacios donde la mente parece escaparse de milagro del choque de meteoritos sin control, en "Pushed But Not Forgotten" hay una paz de merienda campestre, a veces entrecortada por visiones metálicas.

High Tide juegan en una dicotomía de fuego y agua, muy claramente expuesta en su primer tema de la cara B, "Walking Down Their Outlook", donde los tensos riffs de la guitarra de Tony Hill, y la base rítmica de Peter Pauli (bajo) y Roger Hadden (bateria) no impiden el divertimento pastoril de Simon al violín. En el siguiente tema, "Missing Out", violín y guitarra van de la mano complementándose armónicamente, acompañándose de la voz de Tony, agónico relator de ecos a lo Jon Hiseman de Tempest. Cierra la grabación "Nowhere", compendio de esa sensación que propicia la escucha del disco; simpleza y boato instrumental sin mácula que va embelesando al oyente conforme se despliegan sus ricos surcos.

High Tide

23 nov. 2012

HO-JO WORKIN








NRBQ "Scraps"
Con The New Rhythm & Blues Quartet (NRBQ) me ha pasado como con otros tantos combos, americanos sobre todo, de los que he tenido contadas (por pocas) referencias. Alguna crítica leída por aquí, algún comentario por allá, pero nada que hiciera concretar mi afición por el grupo. Por no tener, ni idea tenía de "cómo sonaban" o, para dejarme aún en peor estado de pérdida, pensaba que eran uno de los miles de grupos que pululan por el inmenso universo del rock sin merecer, burro de mi, ninguna atención.

Afortunadamente he podido subsanar tan craso error con la reciente compra y extensa escucha de esta gozada de disco, "Scraps", el tercero de su larga colección, grabado en 4 escasos días en su entonces casa de Nueva Jersey en Julio de 1970, posteriormente remezclado por el célebre Eddie Kramer en los "Electric Lady" estudios de Nueva York. (Se vendieron sólo 2.000 copias. Tampoco entonces estaba hecha "la miel para la boca de los asnos")

La banda ejerce, para entendernos, una especie de "heavy-funk", fruto previsto de la mezcla de muchos otros estilos que, por supuesto, dominan. Según los entendidos, ni el "barrelhouse R&B", ni los ecos del mejor pop "British invasion", ni el "rockabilly" más paleto, incluso los acordes más cercanos del jazz carecen de secretos para ellos. Y todo ello bien aderezado por el virtuosismo instrumental de sus miembros, del que destaco a su entonces nuevo guitarra Al "Big" Anderson, al que ya conocía cuando fue anteriormente miembro de The Wildweeds.

"Scraps" es un album para gozar en toda su amplísima extensión, ¡14 temas en un disco rock del año 1970!. Y después de escucharlo atentamente tres veces seguidas, dejándome empapar surco a surco por sus ritmos trotones, admirando la accesibilidad que crean en cada uno de los temas, que entran uno a uno sin ningún problema, no puedo por menos de estar de acuerdo con aquellos que consideran a NRBQ como "THE Rock Band", aquella que nunca te defraudará, compañía perfecta cuando conduces, esa banda que quieres escuchar en cualquier momento, mejor acompañado por alguien a quien puedas sacar a bailar y gozar como un gorrino.

NRBQ

INOCENCIA







COMPLEX S/T
He tenido en mis manos en varias ocasiones este disco antes de comprarlo hace una semana. Sabía algo de sus bondades, había leído alguna crítica, el boca a boca de algunos aficionados me habían dado la alarma y, sin embargo, ignoro la razón, no me decidía a adquirirlo. Y ha sido con la nueva reedición de Guerssen (un bravo sin paliativos por su magnífica labor) cuando, por fín, decidí dar el paso del que, por supuesto, no he quedado arrepentido.

Contiene el disco una extensa hoja, escrita por David Wells en Abril de este año, con profusa información sobre la historia del grupo (antes conocidos como The Ramblers), su origen en Blackpool, las entradas y salidas de varios componentes hasta su conformación definitiva en Junio de 1970, pocos meses antes de la grabación de éste su primer trabajo. Entretiene saber sus avatares a la hora de intentar publicar el disco. El rechazo de la mayoría de los principales sellos de la época; su grabación y financiación definitiva por los miembros del grupo; la edición de 99 unidades para evitar el pago de la tasa correspondientes a una copia más.

Complex practican una mezcla de "british vintage psychodelia & west american pop", tal como indica sabiamente el mencionado Wells. Y nos encontramos, ciertamente, con canciones eminentemente pop como "Funny Feeling", "Message From The Year 2000", "Images Blue" (aquí el tema pretende tener más alcance melódico); incluso caben "rarezas" como "Josie", con base de ska , "Norwegian Butterfly", que más bien parece un "hougaku" japonés y "Madmoiselle Jackie", con toques barrocos que me recuerdan a The Left Banque.

Esa tonalidad pop se convierte en algo más ácido en temas como "Green-eyed Lucy", "Witch´s Spell" (donde destaca el órgano de Steve Coe), "Self Declaration" (para mí la mejor composición del album), con potente plataforma de bajo y guitarra dando entrada, de nuevo a Coe, con un órgano que recuerda mucho al estilo Doors, "Storm On Way", introduciendo imaginativos intercambios instrumentales y "Live For The Minute", cerrando el disco, no sin antes regalar al oyente con una gran entrada de órgano y guitarra.

Complex fueron la última joya "psych-pop" británica, surgida justo cuando su estilo ya empezaba a no estar de moda. Entonces, a mitad de 1970, los primeros monstruos "prog" ya hicieron su aparición. La inocencia de Complex chocó contra el gusto más "exigente" de los aficionados de entonces.

Como homenaje a la figura de la banda, y a lo que representaron, se adjunta fotografía de los medios de transporte que solían utilizar en sus desplazamientos. !Tenían encanto hasta para eso!



 



22 nov. 2012

DIETA DE MANDARINAS






BUFFALO KILLERS. "DIG, SOW, LOVE, GROW"
No he estado nunca en Cincinnati (Ohio), lugar de origen de la banda. Ignoro si allí habrá praderas mojadas, si las viejas hojas del roble descansan en el suelo entre líquenes, si los vencejos no paran quietos siquiera a la hora del café y del dominó. Mucho de lo sugerido en este su cuarto trabajo "Dig, Sow, Love, Grow", mi primera incursión en la banda, tiene olor a leña recién cortada, suena, como el piano de "Get It", a pájaro carpintero, hiere dulcemente como la aliaga en el morro de las vacas , escuchen "Hey Girl" y lo entenderán.

"Blood On Your Hands" no habla de la sangre órgánica si no del jugo de pétalos, aquel sabor que queda cuando besamos la almohada. "Rolling Wheel", maravillosa guitarra en el puente de la canción, reduce los alambres a chapoteos de rocío. "Those Days" contiene restos del primer esperma de los iroqueses.

"I Am Always Here", es el eco que no defrauda cada tarde, cuando "when I rest my head on the bed/you´re there"; "Farewell" propone al oyente el conocido dilema de las cortezas cerebrales, ¿cómo es posible una dieta de mandarinas con eso de "there was no luck in mine/so they´re ran away..."?. "Graffiti Eggplant" es un yunque oxidado, ya sin dueño. "My Sun"...,"look to the sky/there´s no reason/no other way of feeling...", marca el camino a seguir, los coros al compás con la batería, aquel que otros como Joe Walsh o America dibujaron hace mucho tiempo. "Don´t be scared, my girl..." es el borde del edredón que suavemente colocas en sus hombros, así interpreté "Moon Daisy" mientras veía bajar al aeroplano.

Buffalo Killers

OTOÑADA


Rememorando aquellas rutas otoñales, cuando los colores eran un regalo. Mi hermano José María y su "Land Rover" al borde de las carreteras que comunican la Sierra Pobre de Madrid.

FIEBRE AMARILLA







DINOSAUR JR  "I BET ON SKY"
No, no puedo ser objetivo con J.Mascis ni con Dinosaur jr. Llevo siguiéndoles fielmente, como un abonado a sus lecciones desde el "Bug" de 1988 hasta la fecha, también he sido disciplinado seguidor de sus aventuras con The Fog. Y, por lo tanto, forma parte de mi "educación sentimental", parodiando a Flaubert. Es calcio de mi huesa, terminación (a veces alocada) de mis neuronas, sorbo plata de mis añorados "gin-tonics", último gorgeo de mi cepillo de dientes. Lo es todo, o casi.

Y al tener, afortunado, tan sólida base sentimental con el artista, no puedo dejar de apreciar este tan singular trabajo. J, Lou y Murph ya son un trío clásico en la música rock, como lo fueron Clapton, Bruce y Baker, o Hendrix, Mitchell y Redding... Y así, conocedores de la fuerza trinitaria (no hace falta entrar en más detalles), juegan ya en la liga olímpica, rodeados de nubes amarillas, apostando sobre seguro (de ahí viene el título del disco "I Bet On Sky", no os quepa duda),

No es nada difícil encontrar una encendida lírica entre las líneas de guitarra y bajo de J. y Lou, ni tampoco lamentar falta de potencia entre las baquetas de Murph. También la inclusión del piano en varios de los temas enriquece con tonos melódicos la grabación. Otorga al oyente una suerte de ensoñación que paraliza los instantes pasajeros, da profundidad a la mirada de un cenicero, calienta la caida de la tarde.

No sería justo destacar ningún tema sobre otro. "I Bet On Sky" es un album de mareas, de canciones que como olas dejan la huella de su saliva sobre la arena de la playa. Sin ninguna duda, uno de los discos del año.

Dinosaur jr.

19 nov. 2012

PEZUÑA





ROYAL TRUX "ACCELERATOR"
Dos fueron los grupos desgajados de Pussy Galore a su disolución, The Jon Spencer Blues Explosion y Royal Trux. Ambos coincidieron en una suerte de deconstrucción del blues, más radical en los segundos, tanto que en sus obras iniciales difícil era discernir donde se encontraba el desmontaje y donde empezaba el ruido.

No son, por lo tanto, Royal Trux un grupo inicialmente fácil. Su distorsión instrumental, su organismo musical caótico extralimitado hasta un cierto paroxismo, no hacen sencilla su audición.

Afortunadamente "Accelarator", aun conteniendo ese histrionismo machacado en un yunque como telón de fondo en muchos de sus temas, dá al oyente las suficientes opciones para regalarse en melodías asequibles, ritmos en primer plano que en nada chirrían, más al contrario conforman un magma de ricas texturas que nos conducen por caminos agradablemente tortuosos.

Si en los trabajos anteriores la cacofonía surgía como desconocimiento casual, en "Accelerator" surge ya como premeditado ensayo y lección para los aficionados al riesgo controlado.

Destacaría en la cara A "I´m Ready", prólogo preparatorio, "Yellow Kid", balada bañada en azufre y "Juicy, Juicy, Juice" por ser agradable experimento de una arritmia obsesiva. En la cara B, "Liar", competición entre cucarachas, "New Bones", ejercicio esférico a lo Sun Ra y "Stevie (for Steven S)", almidonada carroña de chopsuey.

Los autores de tan recomendable trabajo son Jennifer "H" Herrema y Neil "IG" Hagerty, los auténticos y muy celebrados ROYAL TRUX. Pocas bandas, como ellos, han sido capaces de jugar un partido de ping pong colgados desde el techo de su locura.

DE PEGA





ROXY MUSIC "FLESH+BLOOD"
Dá la impresión que "Flesh+Blood" más parece un disco de Bryan Ferry acompañado por Roxy Music (en el momento de la grabación compuesta la banda por Ferry, Manzanera y McKay) que un album a la usanza de los trabajos anteriores, donde el resto de los músicos tenían más peso, más presencia instrumental y las composiciones formaban, o por lo menos lo intentaban, un todo que identificaba el estilo característico del grupo.

"Flesh+Blood" es un claro ejercicio de pop-soul a la moda de entonces (1980), trampolín de un Bryan que se muere por ser y parecer tremendo seductor, crooner que se dignaba a bajar desde las escaleras del Olimpo para dejar a todas las hembras alucinadas con su glamour.

Temas con gran gancho en las emisoras pop, "Oh Yeah", "Same Old Scene", "My Only Love", "Over You", propiciaron a la banda melodías inacabables para facilitar las ensoñaciones amorosas de la población mundial. Y no hay, por otro lado, absolutamente nada que permita otear el mínimo atisbo de riesgo, todo está mensurado al milimetro para satisfacer las salivaciones románticas y modas al uso de la época. (La carátula del disco no deja de ser un himno gráfico a lo correctamente bello). Ni siquiera las versiones de "In The Midnight Hour" y de "Eight Miles High" logran interpretaciones a la mínima altura de la categoría de tales selecciones.

Lástima que alguno de los músicos que intervienen, de la categoría de Paul Carrack (Ace, Squeeze, Mike & The Mechanics) o Gary Tibbs (Adan & The Ants, Code Blue o The Vibrators), quedaran tan minusvalorados en esta grabación, aunque su pastita debieron ganar.

LA MAR



FÁBULAS Y LEYENDAS DE LA MAR. Álvaro Cunqueiro.

Se conmemoró el año pasado el primer siglo del nacimiento y el  trigésimo año del fallecimiento del escritor de Mondoñedo (1911-1981). Fué el más insigne hijo de la capital bretona de Galicia celebrado escritor, periodista, insigne gastrónomo, profundo conocedor de las costumbres naturales de su tierra, en fauna y flora, ictiólogo, viajero inmóvil, excéntrico pero nunca snob. Su cosmovisión del mundo hizo de él un personaje irrepetible, uno de esos ya rarísimos humanistas que conoció y propagó un inmenso caudal de conocimientos. Tuvo el mundo metido en su cabeza; siempre a la escucha de todo aquello que estaba vivo, creyente de que muchas de las cosas que están enterradas no están muertas, investigador de los lindes entre ficción y realidad, hacedor de volúmenes para los sueños, y todo ello sahumado con una pizca de retranca inteligente.

Compone el texto de "Fábulas y Leyendas de la mar" artículos que el escritor publicó en "La Hoja del Mar" y en "Sábado Gráfico". En ellos se recogen multitud de datos relacionados con el mundo de la mar (el grande llir, o ler como los antiguos celtas lo conocían). Historias externas conectadas con la tierra gallega que lo circunda, la de sus pescadores gallegos, hombres libres que se pensaban como propietarios de los caladeros del Gran Sol, y la de sus mujeres, mujeres de tierra, carnales y tibias, aquellas que quedaban fecundas si se bañaban en la playa de la Lanzada.



Recorren sus entretenidas páginas apuntes eruditos sobre demonios marinos, piratas berberiscos ("mouros", aunque esta acepción linguista queda relegada al extraño en Galicia); mencionan a los singulares pappaliaus de Génova, Perenet de Valencia, el hombre-pez de Liérganes (que, sin salir a la superficie, buceó desde su localidad cántabra hasta Algeciras), todos ellos arquetipos de las leyendas más ancestrales; a los dragones de los mares de China, señores de las profundidades del séptimo nivel marino, aquellos que recibían recados de los mismísimos emperadores, prometiéndoles no ir contra ellos cuando sus flotas comerciales se hiciesen a la mar. No queda lejos de nuestro asombro leer lo nunca antes sabido, la historia de la cerda marina de 13 mamas, el pez con barba, el kraken, pulpo gigante que se enroscaba en los palos de los bergantines hasta hacerlos naufragar.



Merece la pena detenerse en sus comentarios sobre los distintos nombres que, según en que región, se le da a la fauna marítima gallega. Los santiaguiños (así llamados por aparecer un símbolo semejante a la cruz de Santiago en su concha) son arañotas, cabrelas, escachanoces, pilos, mouchos, paspás, roquetes, capatetes o tanquistas; según el detalle que cada gallego observe en el ejemplar de su costa, así le llamará; lo mismo ocurre con los bígaros, o con la lubina, cuyo nombre no existe en Galicia, o con el abadejo, para el cual contabilizó hasta 50 denominaciones distintas.

La faceta de gastrónomo de Cunqueiro, aunque no muy abundante en este libro, sale a relucir lo justo cuando habla del tamaño ideal de los percebes, semejantes al dedo pulgar de la mano derecha de un carpintero, aquél apéndice acostumbrado a medir las cuartas en su oficio; o cuando por indicación de un colega portugués, acuerda que el comer exclusivamente la cola de una sirena (la auténtica, la que no tiene ombligo), no sería nunca un caso de antropofagia.

Sería franca desconsideración pasar de largo sus hermosas referencias a la leyenda de Holandés Errante (según su cálculos, aviso para interesados, su próxima arribada a tierra tendrá lugar el año que viene, 2013...), así como la estricta dieta que Noé impuso a todas las parejas de animales refugiados en su Arca, pan de higo...

Para los que hayan aguantado la lectura hasta este trecho, confirmarles que Cunqueiro estaba en el secreto..., y que algunos de los libros a los que hace referencia van desde la "Historia Natural" de Ulisses Aldrovandi, el "Tratado de Invisibles" de Giovanni Dafiero (del que no he encontrado referencias), las "Cantigas" de Martín Códax, la "Zoología Fantástica" de J. L. Borges, la "Cosmografía Universal" de Sebastián Munster, "Las Historias naturales" de Joan Perucho, "El pez pulmonado, el Dodó y el Unicornio" de Willy Ley. Nombres como los de Lord Dunsany, Ambroise Paré, el Cardenal Hiller con su "Historia de Inglaterra", Jacques Pleven con sus "Crónicas del Sochantre", dan sobradas referencias al atento lector para profundizar en aquellos conocimientos fantásticos, y no tan fantásticos, de la mar a la que, en este entretenidísimo libro, nos adentra el autor.

Alvaro Cunqueiro

17 nov. 2012

GRIS

 
 
 
GRIS
 
Vuela una paloma sobre
el gris cielo,
gris su aleteo peregrino
hacia el humo gris del día,
gris la luz muda del frío.
 
Gris el agua,
ceniza gris el cielo,
gris el polvo del rocío.
 
Gris espejo que la arpía navaja
clava en el mar gris vencido.

Poema surgido después de la lectura de "El Cristo de Velázquez" de Miguel de Unamuno.

16 nov. 2012

1974





ROXY MUSIC COUNTRY LIFE.
1974. Todavía las hordas enrolladas estaban bastante influidas por el lenguaje vivencial del hippismo, que también incluía la música. Roxy Music, en ese año y en los inmediatamente anteriores coincidentes con sus tres primeras grabaciones, eran claramente una "rara avis". Su aportación entonces era mejor entendida entre las clases más pudientes (Mayfair en Londres u Hollywood en L.A.)

Este su cuarto trabajo, "Country Life", debería estar pensado no para aquellos seguidores del "Goin´to the country" de Canned Heat, si no para aquellos otros que poseían un hermoso "cottage" en los Costswolds o una chozita en Malibu. Allí los propietarios, más bien sus hijos, organizarían fiestorros donde correría el champagne y el perico...("Now you´re flirting with heroine/Or is it cocaine?/I know my place/Is here with you tonight/but not together..."Casanova"). Escucharían, sin adivinarlo entonces, como Roxy era claro antecedente del post-new vawe de Psychedelic Furs/The Sounds, "The Thrill Of It All", "Out Of The Blue", "Casanova"; como se retroalimentaban sin pudor con el glam más trotón de Mott The Hoople en "If It Takes All Night". Incluso, llegando más lejos, allá donde nadie entendería nada, sólo un difuso cocktail armónico cerca de las 4 de la madrugada, Roxy se atrevía con los primeros acordes del ritmo y atmósfera gótico (¿o más bien bolero anglo-germánico?) en canciones como "Bitter-Sweet" y "Triptych"

El único tema que me suena realmente al Roxy de entonces, el del más puro y tirano Bryan Ferry, es "All I Want Is You" allí donde hace un hermoso alarde vocal interpretando su papel de dandy.

La producción conjunta de la banda con John Punter, tan alejada de las muy brillantes y distintas de Chris Thomas en sus dos discos anteriores, es premeditadamente difusa y eso hace que la grabación a veces pierda algo de tensión. Mientras las voces, teclados y óboe crean un ambiente de base muy atractivo, las guitarras quedan muy en segundo plano. La base rítmica de Thompson y Gustafson cumple su cometido, pero más como eco que viene y va que como soporte estructurado.

La carátula, para terminar, no tiene desperdicio. En el año 1974 todavía había bosques sin deforestar.

15 nov. 2012

CARNE





ROXY MUSIC STRANDED.
Reconociendo que los dos primeros trabajos de la banda son considerados, por muchos, como los más creativos (evidentemente, la aportación de Eno supone un claro valor añadido), al comenzar a opinar sobre su tercer album "Stranded" (el primero que compré de la banda, en su mismo año de edición 1973, y que sigue sonando francamente bien después de toda la tralla que ha soportado) me imagino su alcance si Eno hubiera participado en el mismo. Si, ya de por sí, el disco es muy bueno, me pregunto a que cotas se alzaría en el hipotético caso expuesto... o igual su posible participación hubiera desvirtuado la atmósfera creada por los entonces componentes de la banda,...mejor entonces dejarlo así.

La riqueza temática del disco brilla a gran altura. Canciones como "Street Life" (ahondando aún más en esa onda urbana tan bien retratada por el grupo) arrancan con un empuje aplastante que transporta al oyente hacia aceras iluminadas; temas medios como "Just Like You", "Amazona" y "Serenade" encumbran a Phil Manzanera, y sus elegantes riffs de guitarra, como uno de los triunfadores de la grabación; la voz de Bryan, también, a veces con tonalidades a lo Marlene Dietrich en los inicios de "Psalm" y "A Song For Europe" (forzando un himno de grandísima base rítmica con los teclados de Eddie Jobson y los vientos de Andy McKay) está especialmente brillante, sin desentonar en absoluto cuando usa el francés para culminar los últimos párrafos del tema. "Mother Of Pearl" y "Sunset" afianzan también con claridad ese estilo dual tan peculiar del grupo, temblores eléctricos en los que voces e instrumentos se enlazan en espiral, bases monoinstrumentales (básicamente voz y piano) que encienden meditaciones instantáneas.

Desde luego Bryan Ferry aprobó con nota en ese examen "Roxy-post-Eno" en el que muchos le intentaron medir.

14 nov. 2012

LA URRACA





LA URRACA

Señora blanca panza
negra corona
pico de lanza
cola de titán,
muestra tu altivo vuelo
a las nubes de algodón,
posa de acero tus alas
en la cresta del jarrón.

Pequeño poema inspirado en la visión de una urraca posada en la cima de una chimenea. Escrita después de una sesión de lectura de poesías de Miguel de Unamuno.

13 nov. 2012

NOCHES DE NEÓN





ROXY MUSIC. FOR YOUR PLEASURE
El segundo trabajo de la banda inglesa supone la definitiva y última tentativa de aunar dos criterios; el de Bryan Ferry, más cercano a un rock potente y glamuroso, y el de Eno, fiel seguidor de formas más experimentales. Y el resultado final es ampliamente satisfactorio.

Sobre la formación original ha desaparecido el bajo de Graham Simpson. Le sustituye, como artista invitado sin ser propiamente miembro de la banda, John Porter quien, por cierto, está magnífico durante toda la grabación. El resto de la banda suena con una convicción estilística que, ya apuntada con creces en su primer trabajo, hace de "For Your Pleasure" un auténtico festín de tonalidades, amplias armonías, sublimes contrapuntos logrados al amparo de un perfecto equilibrio de instrumentos e ideas.

Todo, entonces, funciona como un bloque musical que se traslada con vehemente sencillez. Nada sobra, nada falta. Desde las rabiosas ampliaciones de "Do The Strand", "Editions Of You" y "Grey Lagoons", hasta los afluentes internos de "Beauty Queen", "Strictly Confidential" e "In Every Dream Home A Heartache"; mecidos finalmente por lenguas de lava a punto de encontrar su escape en "The Bogus Man" y "For Your Pleasure".

Hay un antes y un después en Roxy Music. Sus dos primeros álbumes reflejan un océano por explorar; los inmediatamente siguientes, ya sin Eno, se atreven a navegar por un mar aún tempestuoso para terminar, ya en sus últimos trabajos, nadando en la piscina de una villa a la moda. El antes termina en 1973, año de la edición de éste su segundo disco. El después dura, con altibajos, hasta hoy.

PAUL GAUGIN





PAUL GAUGIN, NOA NOA.

Acabé hace pocos días de releer a Paul Gaugin en su magnífico libro "Noa Noa". El libro lo compré en la librería Tragaluz, en la calle Hilarión Eslava número 19 de Madrid, y lleva la anotación "Octubre 1978" (todos mis libros llevan una referencia a la fecha de adquisición).Su relectura "me fue impuesta" después de asistir a la exposición "Gaugin y el Viaje a lo exótico" que se celebra en estos días en el Museo Thyssen- Bornemisza.
 
El libro, auténtica obra de arte en sí, está editado por Premia Editora, S.A., en su colección "La Nave de los Locos" de 1977, y tenía su sede en la calle Tonalá número 146-2 de la ciudad de Méjico, destino que ignoro si actualmente existe.
 
"Noa Noa" es algo más que el diario del pintor después de su primera estancia en Tahití el año 1893. Narra el francés sus emociones y experiencias humanas durante su transcurso en la isla, su comunión de arte y vida como una misma cosa, y el reflejo que tales vivencias tienen en su pintura, en contacto permanente con una naturaleza exorbitante que plasma su propia esencialidad y simplicidad en los colores, armonías atrevidas y alegres reflejadas en un paraíso vívido y salvaje. Y de todo ello crea su filosofía, una nueva espiritualidad que claramente afianza los dos únicos y universales principios de la vida; el alma e inteligencia reunidas en una suprema unidad con el cuerpo y la materia.
 
Buscaba Gaugin convertirse en otro hombre, distinto, puro y fuerte; otro hombre, un buen salvaje un buen maorí. Al establecerse en Papeeté, alejado de la capital infectada por funcionarios y cortesanas, encuentra su choza (la que posteriormente llamará "La Casa de la Felicidad"). En uno de sus viajes por la isla encuentra a su vahiné (mujer), Téhura que hará de él su mané (hombre); y le hablará de Téfatou, rey de la tierra, de Hina, diosa de la Luna, de sus hijos dioses los Tiis, tercer rango de la jerarquía celeste; se ha mostrado ella, sin embargo,  temerosa al darle a conocer la historia de los Tupapaüs, los demonios isleños, al hablarle de los dioses Aérois, ilustre y legendaria Sociedad Secreta que, en el origen de los tiempos, habría llevado a cabo la revitalización de la raza aborigen, condenada a desaparecer sin posible resurrección. Y Gaugin, totalmente fascinado, como todo artista sincero, es el alumno aventajado del modelo cosmogónico que su vahiné le traslada. "Yo sostenía el pincel, los Dioses Maoris dirigían mi mano"
 
El libro es un auténtico pozo de descubrimientos sensitivos, de gozosa comunión con un exotismo esencial que el autor se esfuerza constantemente en comunicarlo, semejante a un paraíso de sencillez y pureza; y así, en no pocas de sus páginas, queda volcada su visión feliz en varios poemas que descubren al lector su alma más íntima.
 
"Hasta la flor de sus cabellos languidece e
incendia el mediodía...
...Todo duerme. Salvo el sol y sus canes de
llamas, todo duerme...
...y Téhura duerme, abandonada, con voluptuosidad.
A menudo tiembla, se estremece toda ella:
¡El espíritu de los muertos vela! Sobre sus
pupilas, Téhura, la bella"

 

12 nov. 2012

CORREDOR DE FONDO.










BOB DYLAN. TEMPEST
Bien es cierto que Bob Dylan crea expectación desde hace mucho tiempo, tanta que todas sus grabaciones, bien en estudio, directos o recopilaciones, han supuesto siempre una motivación para seguir creyendo en él o, en algún caso, argumento para sentimientos encontrados, sensaciones parejas al hecho de defraudar las expectativas generadas en millones de seguidores.

No es éste el caso con su último trabajo "Tempest". Después de varias e intensas escuchas, lecturas de sus letras, ejercicios mentales que intentar acompasar el ritmo y sonoridad de las canciones con los textos, unos más cortos (sin dejar de ser intensos), otros más largos, en la buena y conocida tradición de Bob como contador de historias, la conclusión es que estamos ante uno de los mejores álbumes del gigante de Duluth, por lo menos desde 1997 en que tomo como referencia el "Time Out Of Mind" (para mí su mejor album de los últimos quince años), y teniendo en cuenta, desde entonces, que la creatividad de Bob ha pasado por momentos muy brillantes ("Love And Theft", "Modern Times", "Together Through Life"...)

Desde el principio de "Duquesne Whistle" hasta "Roll On John", exceptuando el largisimo tema "Tempest" (ejercicicio de recitación puro y duro, donde el fondo musical es eso, simplemente fondo musical) y el no menos extenso "Tin Angel", auténtica novela negra cantada (en la mejor versión de un Dashiell Hammett) aunque aquí con una textura musical mucho más rica e imaginativa, los surcos van desplegando unas armonías que, aún reflejados en conocidos estilos de décadas muy anteriores, no dejan de apreciarse como armonías modernas, aquellas que se interiorizan con el sentimiento de ser la música del ahora mismo, lo que flota en el aire y la gente quiere escuchar a nivel de música moderna. Y esto lo está haciendo un artista con más de 70 años...

Hay algunas canciones de este trabajo ("Duquesne Whistle", "Narrow Way", "Long And Wasted Years", "Pay In Blood", "Scarlet Town", la maravillosa "Tin Angel", para mí la mejor del disco) que llegarán a ser temas clásicos dentro del amplio archivo de Bob. Solo hay que escucharlas muy a menudo, dejarse llevar por ellas y experimentar su indeleble poso al cabo del tiempo.

9 nov. 2012

LATIDO EN LAS SIENES








Es éste el típico album donde los sentimientos que provoca quedan más fácilmente plasmados al dejar que la mano libremente escriba lo que quiera, sin ataduras ni previsiones estilísticas al uso, sin meras connotaciones ni estrictas críticas musicales. Y se me ocurre ahora, mañana puede que sea otra historia, que es éste el relato de un viaje interior, una infusión intravenosa que recorre los circuitos nerviosos y celulares del oyente llevándole a un destino sin retorno poético.

Un mareo y una marea. El primero fruto de un golpe de quietud , de un empuje parecido al primer ejercicio de un coito ("The embrace becomes a shove", de "Para"), donde súbitamente muchas estrellas convergen en un mismo punto ("Me consuelo viendo estrellas en el puerto" de "Puerto") y el viento susurra nuevas canciones de cuna. La marea, lá última del día, aquella que bondadosamente entrega en la playa los ahogados ojos de aquellos que intentaron cruzar la frontera ("There´s a piano playing on the ocean floor between Havana and New Orleans/Drummin´a requiem for the dead and the souls hanging on every poets prayer" de "Sinner In The Sea"), esos ojos conocidos por los forenses como los más bellos, aquellos que tuvieron la audacia de morir abiertos entre escamas plateadas.

...Y el viento, aquella mano siempre abierta, que roba en la noche las palabras escritas en un papel para entregarlas a un árbol. ("I don´t know where they´ll go get caught in the trees I suppose..." de "Maybe On Monday") El viento del invierno que hablará del desamor, de la Deriva (con mayúsculas) de la tormenta propuesta donde no se escucha su voz si no el eco que viene de la orilla del río.

Calexico han apostado por la poesía. Aquella música que nunca cesa, que dilata las sienes ténuemente, como un narcótico.

5 nov. 2012

NUEVOS LÍMITES






ROXY MUSIC

El inicio de la carrera musical de Roxy Music, con éste su primer trabajo, supuso una sorpresa general. Un grupo voluntariamente encadenado a una imagen rompedora que pretendía, igualmente, trasladar a la música de los primeros 70 esa misma sensación. Creo firmemente que muchos de los aficionados entonces no estábamos totalmente preparados para comprender un estilo de música tan alejado del sonido convencional de entonces, el post-hipismo psicodélico, el inicio de la música progresiva, los comienzos de de la fusión entre el rock y el jazz, aquello que calaba entre los "enrollados" de la época.

Hay una tensión, palpable en esta primera grabación del grupo, y más pulida en su segunda "For Your Pleasure", entre las tendencias soul del líder Brian Ferry y el experimentalismo a ultranza de Eno. ¿Podríamos considerar que en este trabajo se dá un resultado final aceptable para ambos contendientes? Creo que sí. Desde el inicio de "Re-Make/Re-Model" ya aparece una balanza que será constante en todos los temas. Piezas que se inclinan hacia unas armonías más convencionales junto a otras en donde se buscan fronteras nuevas para los oyentes; incluso en aquellas donde el lado más convencional es patente coexisten, sin molestarse, arreglos más seductores, más propios de otras latitudes menos comunes. Y aquí, conviene reseñarlo, la labor de producción de Pete Sinfield (gurú entonces de King Crimson) ayuda a crear esa atmósfera de caramelo de azufre.

El resultado final, conceptualizado por los críticos más tarde como "arty rock", precursor del glam también para otros, supuso entonces entrar en un campo de rock vanguardista donde, dada la escasez de representantes, Roxy Music se movieron a su antojo.

SOULEXPLOTATION








ROY AYER´S UBIQUITY "HE´S COMING"
Mi primer acercamiento al mundo de Roy Ayers he de confesar que ha sido realmente placentero. Uno de los maestros del jazz-funk-soul, su obra aquí reseñada, "He´s Coming", supone un claro ejemplo de cómo mucho de los artistas de color han sido (y siguen siendo) verdaderos creadores y artífices de este original tipo de música.

En el trabajo que nos ocupa, ligado a una cierta convicción religiosa de apoyo a la figura de Jesucristo, además de introducir sus opiniones políticas comprometidas, destaca fundamentalmente una atmósfera relajada, facilitadora de un ejercicio de paz interior. Los múltiples y muy destacados instrumentistas parecen estar de acuerdo en no elevar nunca el listón de quietud sonora que abarca todo el disco. Evidentemente, los vibráfonos y órganos interpretados por Roy no son instrumentos que habitualmente causen una fuerte distorsión auditiva en el oyente, siempre que se manejen con una sensibilidad determinada; así como el resto de los instrumentos, que aquí crean una suerte de pequeña orquesta, están dirigidos a potenciar un recogimiento de los sentidos, un no-hacer abierto a percepciones elementales de bondad.

Destacar el elenco de instrumentistas que participan en la grabación. Desde el gran percusionista Billy Cobham, Sonny Fortune a los vientos (gran intervención la suya en la pieza que da título al album), Samuel Brown a la guitarra, Harry Whitaker al piano eléctrico, John Williams al bajo (excelente durante toda la grabación, especialmente en "We Live In Brooklyn Baby" y "Sweet Tears"), David Lee Jr, apoyando la batería de Cobham, Juma Santos dando más colorido con su conga y el gran Ron Carter al bajo, aportando esporádicamente su grano de arena. ¡Ay!, también se escapa un suspiro al escuchar a la vocalista Sandy Hewitt en el breve "Sweet Butterfly Of Love", una especie de recitación jazz gospel que invita a entrar en el silencio de las catedrales.

3 nov. 2012

EL BARDO IRLANDÉS







Quizá tuviera este disco de Rory en una especie de rincón del olvido, quiero decir más bien postergado por aquellos otros que me puedan servir de referencia obligatoria al hablar del artista ("Live! In Europe", "Tattoo", "Photo-Finish"...). Una nueva escucha, más atenta esta vez, lo saca de esa situación y lo coloca dentro del nivel notable que debe tener.

Como curiosidad, ya que no es habitual en el artista irlandés, celebro las dos piezas instrumentales "Alexis" y "The Loop" y el virtuosismo contenido en ellas, sus arreglos e incorporación de múltiple instrumentación. Alabo su magnífica introducción en el estilo zydeco, homenajeando a Clifton Chenier en "The King of Zydeco", con su entrada que me recuerda significativamente a Neil Young. Paladeo su versión de "Son" House en "Empire State Express", con su acústica slide recorriendo el puente y subiendo sin temor por el mástil. Admiro el sólido nebuloso, parecido a un cello, de la entrada en "Ghost Blues" y el diálogo siguiente entre la armónica de Mark Feltham y la guitarra acústica (gran trabajo aquí de Brendan O´Neill a la batería, por cierto ¡que nombre tan irlandés!). Me agrada la alegría ondulante de "Heaven´s Gate", y el punteo que enlaza los distintos tiempos de la composición dando pie a uno de los riffs más conseguidos del disco. Felicito al productor del disco (el propio Rory) al conseguir ese tono tan abierto al comienzo de "Walkin´Wounded" creando una atmósfera en la guitarra que me recuerda instantáneamente a Keith Richards (y la incorporación de vientos que confirma mi idea de que el fantasma de los Rolling podrían estar presentes allí en ese momento). Aprecio esa frase de "Slumming Angel", "Take off those rose-coloured glasses/This is no wonderland".

Queda, por lo tanto, legitimado este disco, si bien es cierto que para paladearlo necesita una más atenta escucha.

2 nov. 2012

Al objeto de facilitar el acceso a mis comentarios en la sección de MÚSICA, se ruega a los interesados que una vez en la página web de RATE YOUR MUSIC, a la que se accede directamente al pinchar ben esta etiqueta, se dirijan a la parte superior derecha. Encontrarán allí el típico cuadrado en blanco donde deberán incluir el cabalístico nombre de copey37. A continuación, en el siguiente campo (siempre arriba a la dcha) se debera escoger la opción "user" o "usuario" y pinchar en la flechita. Debería aparecer entonces mi página copey37 con toda la información propia acumulada.
Cualquier problema, drop me a line.