HOME                     LINKS                       CONTACT                      

19 ene. 2013

REENCUENTRO



Three Chords Good - album cover


GRAHAM PARKER & THE RUMOUR  "THREE CHORDS GOOD"
A todas luces se podía pensar que la "reaparición" de Graham Parker con The Rumour después de 32 años iba a ser una auténtica fiesta. De hecho, al ver la portada del disco, los músicos (!qué músicos, carajo!, Steve Goulding, Andrew Bodnar, Bob Andrews, Martin Belmont y Brinsley Schwarz, todos miembros originales de las míticas grabaciones de 1979-1980, "Squeezing Out Sparks" y "The Up Scalator") rodeando a Graham, ya más que tadullitos ellos, entre una ténue neblina, asentados sobre una tibia pradera, el cielo azul y cubierto de nubes sin dejar escapar su color, un arcoiris arqueando el retrato de todos, daría que pensar que nos encontramos entre el paraíso revisitado.

No hay tal, señores. Graham y The Rumour, más al contrario, se han trabajado un disco totalmente alineado con los abatares actuales donde, entre otros, priman sus críticas a la avaricia de las grandes multinacionales ("Snake Oil Capital Of The World"), a la mentira institucionalizada en la política ("A Lie Gets Halfway ´Round The World"), contra la guerra en Pakistán ("Arlington´s Busy"), la hipocresía instalada en la sociedad ("Coathangers"), el progreso de internet que propicia el cierre de librerías ("Last Bookstore In Town"). Y también hay espacio suficiente para el lamento del tiempo pasado ("Long Emotional Ride"), la posible revitalización sexual de una aventura ("She Rocks Me"), y hasta caben incursiones más alineadas con una revisión de Alicia en el País de las Maravillas ("Three Chords Good")

Todo ello sazonado con el sonido y éstilo que hicieron, y siguen haciéndolo, a The Rumour junto a Graham uno de los combinados más acertados de la música británica de los últimos treinta años. Lugar y plaza para medios tiempos, raggae, baladas, piezas otras mucho más orientadas al rock espídico de su primera época con el grupo, 1978-80. Y la voz de Graham, si ya es cierto que no alcanza las elevaciones tímbricas de sus más jovenes años, si sigue transmitiendo fe y convicción a raudales.

Seguramente ni Graham ni la banda, ni yo tampoco, nos daremos de plazo otros treinta y tantos años para ver publicado otro trabajo conjunto. A ninguno de los mencionados le queda tanto tiempo.

Graham Parker

No hay comentarios:

Publicar un comentario