HOME                     LINKS                       CONTACT                      

14 mar. 2013

SUDOR SEPIA



SONIC YOUTH   "SMART BAR, CHICAGO 1985"
Ya lo dijo, y con cuanta razón, el genial Groucho Marx al comentar que la principal causa de divorcio es el propio matrimonio. Y es eso lo que les ha pasado a los miembros fundadores de la banda neoyorquina Sonic Youth, Kim Gordon y Thurston Moore.

Y las facturas se tienen que seguir pagando..., con lo cual qué mejor decisión que recuperar de sus archivos grabaciones antiguas y ponerlas en el mercado. De tal manera nos enfrentamos aquí, en el último trabajo publicado por la banda en el pasado mes de Enero de 2013, curiosamente con la primera grabación en vivo que realizó el grupo el 11 de Agosto de 1985. Lugar elegido, un pequeño local de la ciudad de Chicago llamado Smart Bar. Participantes, además de los mencionados Kim y Thurston, entonces simplemente amigos o colegas musicales, Lee Ranaldo, el de toda la vida, y Steve Shelley, el barbilampiño batería que con tan solo 23 años sustituye a Bob Bert recientemente expulsado de la banda.

La mayoría de los temas interpretados en directo pertenecen a su disco del mismo año 1985 "Bad Moon Rising", uno de ellos "Secret Girl" a su disco posterior de 1986 "Evol", otro "Kat N´Hat" no fue grabado ni incluido en ninguno de sus trabajos oficiales, por lo que puede considerarse como una auténtica primicia, y el resto, hasta completar otros 5, aparecieron en diversas grabaciones de la banda.

1985, a tres años de la aparición del grupo, viene a suponer un período de exploración y consolidación de su propuesta musical. La distorsión guitarrera, el empleo casi abusivo del "feedback", la fiereza vocal de Kim, la atmósfera de caos controlado, hacen de esta grabación, insisto fiel reflejo de su apuesta por llegar a los límites de la expresión musical, un homenaje al "ruidismo" más accesible. Temas como "Death Valley´69", "Kill Yr Idols", "The Burning Spear" o "Expressway To Yr Skull", por citar solo varios, transportan al oyente hacia territorios cercanos al terremoto mental, proclives a dejar libre escape a los fantasmas interiores, facilitando con sus resquebrajadas estructuras una suerte de liberación de gestos, movimientos corporales cercanos al paroxismo, miradas oblicuas, celebraciones tribales cercanas al origen semiótico. Esto es, conjunto de sensaciones experimentadas al ser partícipe de un concierto de la banda en esas épocas.

Recuerdo significativo al público asistente. Se oye durante gran parte de la grabación el runrún de las conversaciones de la gente, algún grito borrachuzo y el tirar de las cadenas del retrete (sin que esto merme la calidad del sonido),  sobre todo en los intervalos entre canción y canción. Esto me retrotrae al ambiente que tan bien recoge la grabación en vivo de la Velvet Underground en el Max´s Kansas City en 1969. Esa cercanía entre el grupo y el público es algo que da calor y un punto de añoranza a eventos como el que nos ha ocupado ahora.

No hay comentarios:

Publicar un comentario