HOME                     LINKS                       CONTACT                      

3 abr. 2013

mi brother vuelve

 
 
 
 
 
La vuelta a escena de My Bloody Valentine a principios de año, después de tantísimo tiempo fuera de juego, ha sido uno de los grandes acontecimientos musicales para los aficionados de todo el mundo.
 
"mbv", su tercer Lp publicado el pasado mes de Enero, puede considerarse como una justa continuación del "Loveless", sin llegar lógicamente a su altura, tal fue el altísimo listón que ese trabajo supuso. Y esa continuación no es solamente musical, en toda su amplia acepción artística, si no también en lo relativo a la imagen general que recoge el disco, incluso al grafismo utilizado. Tal así, se tiene la impresión que Kevin Shields, alma mater del grupo, ha querido usar todos los anclajes del grupo, música, atmósfera, presentación gráfica y artística, para mandar un mensaje a sus seguidores, sobre todo a los ya habituados a los parámetros del grupo, "señores, estamos de nuevo aquí, han pasado más de 20 años (1991 con "Loveless"), pero la misma cinta ha seguido funcionando, solo que ustedes no han llegado a oirla hasta ahora..."
 
Las voces se contraponen con las contínuas líneas de las guitarras, los samplers otorgan al fondo de la grabación un armazón rico en texturas, la reverberación digital adorna las melodías con regulares subidas y bajadas de tensión, las bases rítmicas sostienen un edificio armónico movedizo e igualmente consistente como una roca.
 
Una de las grandes, no diría sorpresas, si novedades de "mbv" es la aportación de la percusión a todo el entramado sonoro. Se nota, sobre todo, durante el transcurso de los temas incluidos en la cara B del disco (estoy hablando de vinilo). Aquí temas como "If I Am", "New You", "In Another Way" y "Nothing Is", parecen dirigidos por una sinfonía modulada sobre el ritmo obsesivo de la batería, a veces más vistosa, más abierta a ecos expansivos, otras con visiones más retrospectivas, como si existiera un "lado oscuro" que preparara al oyente para visiones inicialmente apuntadas, al final circulares.
 
Se trata, en definitiva, de un gran album. Un espléndido trabajo que pone de nuevo a My Bloody Valentine en el candelero de la música actual, siguiendo las pautas marcadas por ellos mismos desde hace muchísimo tiempo, pero sin perder un ápice de emoción y calidad. Quizás el hecho de mantenerse los mismos miembros (Kevin, Colm O´Ciosoig a la batería, Debbie Googe al bajo y Bilinda Butcher a las voces y guitarras) desde la grabación de "Loveless" ha influido positivamente en el resultado final.

No hay comentarios:

Publicar un comentario