HOME                     LINKS                       CONTACT                      

14 may. 2013

LA PROFECÍA SE CUMPLE

 
 
 
ELVIS COSTELLO     "MY AIM IS TRUE"
En el verano de 1977, cuando me encontraba en la querida ciudad de Logroño haciendo la "puta mili", andaba todavía uno anclado en los ecos de la música propia del hippismo de Jefferson Airplane, del progresismo de Genesis, Pink Floyd, King Crimson o el "kraut" alemán tipo Amon Düüll II o Can.  Sabía lógicamente del punk, de la new-wave gracias a las revistas de la época (Vibraciones, Disco-Express, de bendita memoria ambas) y del boca a boca. También, aunque en menor medida, seguíamos a los grupos madrileños justo anteriores a la movida, Ñu, Barón Rojo, y a los precursores de la misma, Burning y Ramoncín, sensación éste último en esa época.

1977 es el año en que se publica el primer Lp de Elvis Costello, "My Aim Is True" y, al igual que otros muchos grupos de la ornada "punk" o "new-wave", quedan fuera de mi alcance adquisitivo. La lejanía de Madrid, la casi falta de ambiente musical entonces en la capital riojana (salvo un par de bares) y de tiendas especializadas, el estar entretenido con otras ocupaciones, hace que no lleguen hasta años más tarde (algunos demasiado) los discos más típicos y celebrados de esa época irrepetible.

Tal es así que, una vez reincorporado a la vida decente a mitad de 1978, los discos de Costello que van entrando en mi colección vienen a ser los inmediatamente posteriores a "Armed Forces" (1979) y que los anteriores los vaya incorporando, ya como coleccionista, mucho más tarde; tanto como en 2006, fecha en la que adquiero este "My Aim Is True", reedición cuidada de Rhino Records,  que imita con gusto el diseño de Stiff en la galleta del vinilo y el de Radar en el reverso de la portada. (Ya me perdonarán los exclusivamente interesados en recoger al vuelo dos o tres notas sobre el disco en cuestión, pero uno se cree en la obligación de escribir su autobiografía aunque sea entre líneas).

Su escucha actual ineludiblemente me retrotrae a aquellas épocas, que ya comenté con alguna amplitud en mi entrada a "This Years Model". La inmediatez, la rapidez, el descaro, la rabia, el cinismo de toda una nueva generación que toma el poder musical se plasma en los nuevos estilos "punk" y "new wave" (siempre he preferido de largo éste segundo), y éste "My Aim Is True", con esa figura de un Elvis a lo Buddy Holly, su Fender Jazzmaster cruzada en su cintura cual arma de fuego, el diseño con su diminuto y extendido tablero de ajedrez (y el texto "ELVISISKING"), es un vibrante reflejo de los nuevos tiempos. Aquello que Jim Morrison proclamaba: "we want the world and we want it now..." se había por fin cumplido.


Parece, sólo parece, que este disco se limite a un par de canciones que son las referencias casi obligadas de todo oyente. Me refiero, como no, al descomunal tema "Alison", ya un gran clásico en el catálogo del londinense, y "Less Than Zero", con su pegadizo estribillo coral ("oh, hey-hey, ho..."). Evidentemente no es así. Grandes piezas como "Welcome To The Working Week", "Miracle Man", "(The Angels Wanna Wear My) Red Shoes", "No Dancing", "Pay It Back", ya han entrado en el museo del más genuino sonido "new wave", melodías pop  trotonas, divertidas, instrumentalmente básicas y de rápida ejecución. 

Pero hay otros ambientes en los que el gran Elvis se recrea; el mejor "pub-rock" en "Blame It On Cain", tono "music-hall" en "Sneaky Feelings", "rockabilly" del bueno en "Mystery Dance",  hasta comienzos tecno en "Waiting For The End Of The World", que se abren hacia una base rítmica alocada, adornándose con unos riffs de guitarra envolventes, sinuosos, como esos mismos que tanto recuerdan a Dire Straits en el corte "I´m Not Angry".

Como es sabido Jake Riviera, capo entonces de Stiff, más tarde sello convertido en Radar, contrata para esta grabación a los miembros del grupo americano Clover, entonces residentes en Londres, uno de cuyos miembros, Huey Lewis,  formará poco después, y por derecho propio,  parte de la escena nuevaolera inglesa con su grupo The News. Producción de Nick Lowe, conocedor como nadie entonces de cómo llevar las riendas de la situación.

He de confesar que cada escucha de "My Aim Is True" me rejuvenece hasta el punto de sentir una suerte de empuje orgánico. Unas ganas locas de salir a la calle, buscar aquellos baretos donde compartíamos noches de música y juergas, reírme con las bobadas sencillas de la vida, mirar a las titis..., sentirme el amo del puto mundo con cuatro canciones de Elvis Costello.

4 comentarios:

  1. Poco que decir a ese gran disco. Todavia no alcanza a su siguiente pero es genial. En el pirata Flip city demos se pueden comprobar alguna de las primigenias tomas y el avance ene l disco es notable

    ResponderEliminar
  2. De acuerdo en que es un comienzo de carrera más que bueno, y que prepara el camino para el bombazo de "This Years Model". De piratas sólo tengo algo de Neil Young...
    Gracias por pasarte y Saludos,
    JdG

    ResponderEliminar
  3. Magnífico y tremendo texto (si me permites y consientes es de los que acabará de aquí un tiempo en Imperial Trust y de cabeza). Y qué nutritivo el leer a alguien que vivió esto en primera persona ! (en el 77 y con dos añitos yo empezaba a andar todo lo más). Se insiste en que "My aim is true" y "Trust" son mis elegidos de éste y a su vez, mi músico predilecto... Imprescindible como el respirar y puede que haga corto, vaya.
    Saludos guzzeros !

    ResponderEliminar
  4. Amigo Guzz, a tu disposición para cualquier colaboración con el blog de los blogs costellianos, faltaría más. La verdad es que en esos años, finales de los 70 hasta mitad de los 80, lo pasamos de cojones. La música estaba a pié de calle, en todos lados, y la "new-wave" era el sello de identidad más auténtico. Lo vivimos a tope.
    Gracias por pasarte y saludos,
    JdG

    ResponderEliminar