HOME                     LINKS                       CONTACT                      

20 jun. 2013

AQUELLOS FUERON LOS TIEMPOS




ELVIS COSTELLO & THE ATTRACTIONS        "GET HAPPY!!"
Escribir con un punto de objetividad sobre la obra predilecta de un artista también predilecto es acción baladí. Ni siquiera cuando la distancia del paso del tiempo ha dejado su amargo poso, y parece que el observador debería abandonar emociones y atenerse, fríamente, a un análisis más ecuánime, ni siquiera digo, en esos momentos, sirven de nada las experiencias que hablan de asepsia y prevención ante una exclamación que pudiera herir ciertas sensibilidades. Con esta obra, por lo tanto, se siente uno en la obligación de ensalzarla hasta límites rayanos con la pura exageración. Sí señor, ¡"Get Happy!!" es el mejor disco de Elvis Costello & The Attractions!

Corre el año de 1980 y el alcalde Tierno Galván se había convertido en el guru político de la "movida" madrileña. La ciudad se había sacudido la modorra del tardo franquismo y acudía gozosa al jaleo bendecido, a cualquier sarao que tuviera visas de prolongación incontrolada y final desconocido. Todo tipo de iniciativas se sucedían, algunas con éxito de público y prensa, otras no tanto. Cine, pintura, literatura, música, diseño, fotografía, comics y revistas, moda..., hasta la Feria de San Isidro de aquellos años ve resurgir las figuras de veteranos como Antoñete y Manolo Vázquez. Gente, gente feliz por todos lados.

En ese ambiente de encantamiento general, millares de burbujas doradas explosionando lentamente en un pavimento brillante, ecos de jardines nocturnos que descubrían el perfume de una fiesta sin término, llega a mis manos "Get Happy!", el primer disco que adquiero del artista londinense. !Qué gozo, qué gozada, qué despiporre señores!, !eramos muchos y parió la abuela...!, ¡qué veladas nocturnas, qué amaneceres, qué tate, qué maría, que maravillosas resacas, qué eternidad, joder!


"Get Happy!!" fue, junto a otros artefactos de la "new wave" inglesa y americana, no solo nuestro banderín de enganche, también significó el borrón y cuenta nueva. Adiós a las viejas batallas del prog y el sinfónico, adiós al "kraut" y al "space rock", adiós a la psicodelia y a los "hippies", adiós al folk y a los cantautores. (Afortunadamente todos esos adioses se convirtieron en hasta luegos...)

Escuchar el pop poderoso, electrizante, expansivo, acelerado, excéntrico, imaginativo de temas como "I Can´t Stand Up For Falling Down", "5ive Gears In Reverse", "Motel Matches", "Beaten To The Punch", "Riot Act", "Opportunity", "King Horse", "Possession" o "New Amsterdam" era mucho más que una simple audición, era vida moderna, era salir a la calle en jornadas interminables, era actitud provocadora, saberse los dueños de un tiempo dulce que no corría, que volaba por galaxias de mil colores. Había llegado nuestro turno y vaya si lo aprovechamos.

Que decir de la banda, The Attractions, inmensos. ¡Qué fuerza, qué garra, qué ritmo!..., y la voz de Elvis, perfectamente acoplada a cada historia, en ebullición, calmada cuando toca, expansiva como un instrumento más, elocuente, creíble, emocionante. Y la producción del maestro Lowe, primando esa explosión instantánea, ese fuego de artificio que cubre el cielo como un repollo cósmico.

Nada fue igual desde entonces. Llegó Tejero para intentar frenar lo imparable. El país se sumó en el primer desencanto, duró la mecha algún tiempo más, poco. Gracias a Elvis y su "Get Happy!!" fuimos más felices, la primera obligación de todo ser humano.

2 comentarios:

  1. De acuerdo 100% Get Happy es el mejor disco de Costello y la edición doble de Rhino es 200% de buena

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ya me basta con el Lp, aunque he visto el doble de Rhino y efectívamente rezuma lujuria musical por todos sus lados.
      Gracias por tu comentario.

      Eliminar