HOME                     LINKS                       CONTACT                      

5 jul. 2013

ME QUEDO EN CALIFORNIA




BUFFALO SPRINGFIELD    "COLLECTION"
Caen lágrimas de lava desde el cielo y seguramente son producto de la ira divina. Algunos pensarán que expurgaremos nuestros pecados ardiendo aquí en la tierra, un infierno inmediato, preludio del que nos espera. Pero no yo, que apenas he salido hoy de mi gruta roqueña y vivo en un mundo de hibernación, más fresco, menos expuesto al discurso de políticos telepredicadores.

He tomado entre mis manos el "Collection" de Buffalo Springfield, editado por el sello Atlantic en 1973, y le estoy pegando un repaso de miedo. Fue el primer album del grupo americano que adquirí ya hace muchos años, antes de los tres discos oficiales publicados por Stills, Furay, Young, Palmer y Dewey. 23 temas en total, casi los mismos que horas tiene el día, la última la estoy empleando en describir las maravillosas sensaciones que me produce su escucha.

Los aficionados a la banda ya conocerán la famosa mitología que habla de la búsqueda y del encuentro casual entre Stills y Fury con Young y Palmer, Neil conduciendo su viejo coche fúnebre por la autopista del Sunset Boulevard en Los Angeles, o la caprichosa elección del nombre Buffalo Springfield al ver, desde una ventana en casa de su primer mánager en Mountain Avenue, una apisonadora luciendo ese mismo nombre comercial. También sabrán que, aunque el embrión de la formación se gesta en Nueva York por Stills y Furay con los Au Go Go Singers, a Buffalo Springfield se les puede considerar como una banda californiana, que no solamente graba sus tres únicos Lps en Los Angeles, si no que también se alimenta de toda la cultura de mezcla y tolerancia de dicho estado. Frente al frío del folk del Village neoyorquino, el calor del folk-rock, del "country-western", del "bluegrass", del "soul", de los sonidos latinos de la costa oeste.

Este "Collection" recoge los mejores temas del grupo. Obras maestras, muchas. "For What Is Worth", "Nowadays Cancy Can´t Even Sing", "Out Of My Mind", "Mr. Soul", "Bluebird", "Broken Arrow", "Rock´n Roll Woman", "Expecting To Fly", "Kind Woman", "I Am A Child", "Pretty Girl Why", un listado impresionante. Pero el resto de los cortes no se queda a la zaga; "Sit Down, I Think I Love You", "Go And Say Goodbay", "Pay The Price", "Burned", "On The Way Home", "Special Care" y "Uno Mundo" brillan con intensidad refulgente. Solamente "Hung Upside Down", "A Child Claim To Fame", "In The Hour Of Not Quite Rain", "Four Days Gone" y "Questions", sin ser piezas para nada menores, funcionan más empujando al oyente a un cierto descanso, el corazón en proceso de extremada arritmia después del nivelazo de los temas anteriores.


Esta recopilación es pues fiel trasunto del devenir musical de la banda. Desde su primera grabación con el Lp homónimo, fuertes individualidades proyectadas en una entidad común como grupo, pasando por su segunda grabación de "Buffalo Springfield Again", para muchos la mejor, donde su madurez como músicos y compositores se expande brillantemente, hasta su tercera y última "Last Time Around", magnífica también aunque con el poso de la ruptura ya anclado entre sus miembros.

Reseñar también lo que a muchos seguidores de Buffalo Springfield no se les escapa. La muy atractiva dicotomía entre Stills y Young, presencia constante a lo largo de todos los temas de los que ambos artistas son autores. Frente a la búsqueda constante de nuevas experiencias de sonido de Stills, la facilidad y genio de Young para expresar líricamente un mundo complejo de vivencias, creando en sus textos alegorías expresivas, poemas en definitiva que, en no pocos casos, para mí superan al mismo Dylan. El Stills directo y al grano, sus canciones lo dicen todo desde sus mismos títulos ("Sit Down I Think I Love You", "Go And Say Goodbye" o "Pay The Price") frente al Young de composiciones más surrealistas; cuando Stills quiere expresar esa frontera onírica se marca una pieza descomunal como "Bluebird" (por cierto, la versión original de 9 minutos que aquí aparece lo hacía por primera vez en grabación oficial en este "Collection") y Young le responde  en "Broken Arrow", tema complejo que contiene nada menos que siete rupturas armónicas, o en "Expecting To Fly", auténtica maravilla que con sus arreglos de cuerdas (mención especial al gran Jack Nitzsche) hace que la canción esté siempre elevada.

Buffalo Springfield fue un grupo condenado desde el principio a morir de éxito, no el de los "charts", si no el producido por la propia combustión de sus miembros, capaces de ser brillantes compositores y productores de sus propias creaciones y caer celosos a la vista de sus impresionantes resultados (sobre todo por parte de Stills hacia Young); sujetos de conductas erráticas (Bruce Palmer fue sustituido en el tercer Lp por Jim Messina, otro gran músico), finalmente disacordes con los estilos preponderantes, caso de un Richie Furay más cercano a expandirse por los pasajes "country-western". Dewey Martin, que procedía de The Dillards (próxima entrada veraniega) ejercía de Ringo Starr y parece ser que no ponía demasiados problemas.

No se entiende a Crosby, Stills, Nash & Young, a Poco o Loggins & Messina (por citar solo a los grupos en los que recalaron posteriormente Fury y Messina) sin Buffalo Springfield. Su influencia fue inmensa y, aun a día de hoy, no es raro leer en artículos de bandas actuales tal reconocimiento. Su legado, que tan espléndidamente recoge este "Collection", es un broche de oro más en una época y escena míticas, los últimos años de la década de los 60 en California.

7 comentarios:

  1. Cierto la influencia de los Buffallo sólo puede ser eclipsados por sus hermanos mayores The Byrds. Stills nunca tuvo mejores composiciones que aquí a mi gusto. Prometes The Dillards cojonudo

    ResponderEliminar
  2. Espléndida entrada y homenaje merecido a una banda, que desde mi punto de vista, está entre las 10 mejores de todos los tiempos. Un saludo

    ResponderEliminar
  3. Tomo nota, quitando de las más conocidas aún no me he mojado hasta las cejas de la música del grupo, y ya es hora. No conocía ciertos aspectos de la relación entre ellos. Excelente entrada. Saludos

    ResponderEliminar
  4. Por supuesto Bernardo, The Byrds fueron la influencia primaria y más importante, hasta crearon un estilo propio. A mí me gusta también el Stills de sus inicios en solitario y el del primer Manassas. Gracias por tus comentarios.

    Totalmente de acuerdo Antonio. Los Buffalo también están entre mi top-ten.
    Gracias.

    Las relaciones Stills y Young fueron de una especie de amor y no diría odio, pero si de encontronazos, lo típico entre dos genios con fuertes personalidades. (Al final gana Neil el partido)
    Saludos.

    ResponderEliminar
  5. Muy buen texto, Javier, sobre un grupo que, como imaginarás, adoro.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Gonzalo. A mí estos tíos me pirran. Si hubieran durado un poco más se arma la de Dios.
      Saludos,

      Eliminar
  6. Buffalo Springfield... palabras mayores, cuanta grandeza había ahí metida... y el más diferente era Young como no, me pirra esa foto que has puesto.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar