HOME                     LINKS                       CONTACT                      

12 jul. 2013

MÚSICA EN EL RECREO





BELBURY POLY      "THE BELBURY TALES"
Jonás no había dormido había dormido. A las 5 y 10 de la mañana seguía con los ojos como platos pegados a la pantalla del televisor. Había paralizado la imagen y aún aparecía la figura espectral de Mazinger Zeta. Salió de su casa y buscó el camino de las hormigas. Al encontrar la cabeza del hormiguero trazó una cruz en la tierra, señal inequívoca de que la imparable fábrica industrial quedaba bajo su protección. Extendió la mano y recogió de su mesilla de noche el último tebeo de Hopalong Cassidy, aquel que su madre le trajo ayer, 35 años atrás.

Sumergerse en el mundo de Belbury Poly es volver hoy al recreo del colegio. Ningún plan previsto, ninguna acción planeada a priori, simplemente dejarse llevar por la serie de televisión vista ayer, cabalgar junto al cabo Rusty, conducir al aire libre de 77 Sunset Strip, ver de verdad las carreteras grises de Patrullero de Caminos, girar el cuerpo como los protagonistas de "Fame", secarse la boca con la manga como hacía Algarrobo en "Curro Jiménez", volver a un lugar desde donde nunca se ha partido.

Belbury Pot pertenece a la cuadra del sello Ghost Box, excentricidad de alta calidad que solo los ingleses saben fabricar. Algunos califican el ideario de este sello como propio del género "hauntology", aquel que influenciado por estilos como el folk, la psicodelia, la "library music", la "musique concrete", la electrónica analógica, y los experimentos de la "BBC Radiophonic Workshop", también encuentra sus pilares en conceptos e ideas ligados con el cambio cerebral inducido por una realidad mutable y subjetiva, siempre ligada al pasado como memoria del presente, al futuro como espectro del ayer. 

Jim Jupp, que graba con los mismos Belbury Poly, es junto a Julian House, que graba con los muy recomendados The Focus Group, el creador del sello en 2004. La idea fundamental del sello, según sus palabras, tiene que ver con la "reinterpretación de un imaginario o de un pasado pobremente recordado" Para ello se sirven de ideas narrativas (en éste "The Belbury Tales" hay un magnífico texto adjunto de Rob Young), piezas sueltas de imágenes, títulos, sonidos y palabras que hacen que cada disco se enriquezca en paralelo por el mismo concepto del sello. Estamos entonces ante los a veces denostados "albumes concepto" pero, muy en la pauta del eclecticismo que nos domina, ninguno de estos conceptos pretende crearnos mapas, la topografía como un "collage" es libre y depende tanto del creador como del oyente.


En éste "The Belbury Tales" es el oyente más que nada espectador. Observador que "ve la música", que la entiende como un suceso de imágenes de libre elección y para ello, siguiendo las pautas de los pioneros de las experimentaciones electrónicas del sonido, vaga libremente por las ondas y surcos del vinilo. Y así, confieso que hoy he visto claramente una sucesión de explanadas de aeropuertos en "Belbury Poly Logotome B" y en "A Pilgrim´s Path", caravanas de elefantes lentamente caminando por desiertos de mostaza en "Cantalus", la noria del Pratter de Viena (desde arriba Joseph Cotten y Orson Welles me saludaban) en "Green Grass Grows", recolectores de arroz asustados ante la crecida del río Yangtsé en "The Geography", gotas de lluvia crepitando en ondulados tejados de zinc en "Now Then" o líneas grises de envasado industrial en "Chapel Perilous"

Muere una paloma frente a la verja de una abandonada pista de tenis en "Unheimlich", observan los sacerdotes etruscos los intestinos de una cabra en "My Hands", se sucede un curioso baile de máquinas de escribir "Underwood" en un bazar de Estambul en "Goat Foot", no menos extraño que el vals que ejecutan dos teteras de grosor imposible en "Unforgotten Town", un aeroplano sin motor se desliza silencioso por el valle de Malvern en "Earth Lights", cierra la sesión "Summer Round" con la visión de un carrizo empujado por el aire terroso del verano. Todo ha sido hoy así, mañana será distinto.

Interesados en Belbury Poly no harían mal en ejercitarse con grupos como Silver Apples, Suicide, Sun Ra, The United States of America, Fifty Foot House, Broadcast o White Noise. Lecturas afines las de Robert Anton Wilson y su trilogía "Cosmic Trigger", el Jacques Derrida de "Espectros de Marx", las películas de Luis Buñuel, todas las películas de Luis Buñuel.

Jonás volvió a su casa que ya no existía. En su cuarto se apilaban ingentes cantidades de comics de la Marvel y dvds de "La Ponderosa", "Perry Mason", "Lasie" y "Embrujada". El teniente Colombo bajó de su Peugeot y le hizo una señal. La torre de naipes cayó y su estrépito fue mayor que el producido por el bombardeo de Coventry.

3 comentarios:

  1. Arriesgada propuesta , no tenia ni idea de ello he buceado un poco y la verdad no me ha disgustado. como andaba estos días escuchando para postear al gran Mark Wirtz ( ingés 60 afincado en USA Tommorrow, Teenege Opera) que tiene unos discos en Usa muy extravagentes mezcla de pop, cosas de primitiva lectrónica y sabor pop, la verdad es Bulbury venían como anillo al dedo es una evolución décadas después Ver Bibbles de MArk Wirtz. Una recomendación The Neon Philarmonic Muchas Thanks

    ResponderEliminar
  2. Arriesgada propuesta. He buceado el tema y me ha sorprendido bastante. Como estaba además preparando una historia de Mark Wirtz (productor, arreglista 60 inglés ) me ha parecido Bulburys una evolución décadas despue´s Busca Bubbles Mark Wirtz o The Neon Philarmonic , que no es lo mismo pero podría decirse que es una versión proimitiva. Muy Muy Interesante Thanks

    ResponderEliminar
  3. Reconozco no tener idea alguna del grupo en cuestión pero admiro al cine del gran Buñuel al cual relacionas. Me pondré al día, gracias por tu recomendación.

    ResponderEliminar