HOME                     LINKS                       CONTACT                      

27 may. 2013

MR. ERLEWINE SALUDA




JOHNNY WINTER      "ROOTS"
Reencontrarse con el viejo (no por años, apenas 69 pero muy mal llevados) Johnny es siempre una tarea agradable. Desde que le descubrí en su tema "I Love Everybody" de aquél mítico "Llena Tu Cabeza de Rock" de 1970 (uno de los discos que más ha hecho por mi educación musical) hasta este "Roots" de 2011, mi relación con el guitarrista albino ha sido intensa, aunque muy discontínua en el tiempo. Desde su "John Dawson Winter III" de 1974, ya reseñado en estas páginas hace un mes, hasta sus "The Winter of ´88" del mismo año del título, "Let Me In" de 1991, y éste "Roots" de 2011,  voy a disco por década, demasiado poco bagaje para un intérprete supremo de la guitarra.

"Roots" es su primera grabación en estudio desde el año 2008, hecha ya dentro de su propio sello Roots/Megaforce Records. Con tal motivo Johnny ha escogido 11 temas clásicos del repertorio blues más conocido, desde autores como Robert Johnson hasta Clarence "Gatemouth" Brown, pasando por Muddy Waters, Jimmy Reed, Elmore James, T-Bone Walker y otros. Además se acompaña de un elenco de instrumentistas, artistas invitados de primerísimo nivel. Guitarristas como Sonny Landreth, Jimmy Vivino, Warren Haynes, Vince Gill, Susan Tedeschi y Derek Trucks. Frank Latorre y John Popper, excelsos en la armónica, John Medeski al órgano y su hermano Edgar al saxo. La base rítmica la mantiene su reciente grupo, un brillante Paul Nelson en todas las guitarras rítmicas, Scott Spray al bajo, profundo, recién salido de las ciénagas pantanosas del Misisipí, y un potente Vito Luizzi a las baquetas.

Temas clásicos como "Further Up On The Road" con un Jimmy Vivino pletórico y Johnny con una voz portentosa (ya la quisiera para sí Eric Clapton, y eso que no tiene mala voz "God"), "Done Somebody Wrong", aquí con la suprema guitarra de Warren Haynes, "Dust My Broom" hace brillar con luz propia a un inmenso Derek Trucks, "Maybellene" con Vince Gill marcando los riffs con poderío, "T-Bone Shuffle con Sonny Landreth lanzado alegremente por pasillos "funky"...y qué decir del dueto que se marca, guitarra y voz, con Susan Tedeschi en "Bright Lights, Big City".


Ya fuera de las seis cuerdas, los instrumentistas que destacan son la pareja de armónicas Frank Latorre y John Popper en unos muy conseguidos "Got My Mojo Working" y "Last Night", el hermanísimo Edgar al saxo en "Honky Tonk", dándole profundidad "reverb" y atmósfera antigua, John Medeski al órgano en "Come Back Baby", apoyado por un singular pianista Mike diMeo, ambos emulando el ambiente humeante de las "barrel-houses" del Delta. Terminar con "Short Fat Fannie", aquí la banda se las ingenia en exclusiva, sin invitado alguno, para dar cabida a un "boogie" trotón y liberador de gases.

Sirvan estas humildes notas para homenajear al viejo Johnny, al que vi en directo el pasado 26 de Abril en la Sala Arena de Madrid. Sentado gran parte del concierto, su estado de salud y fortaleza muscular no daban para muchas florituras. Verle con sus Gibson y la famosa Erlewine supusieron un enorme privilegio. Su voz, aún rica y expresiva, inundó la noche de fantasías voodoos y aullidos agrestes. Seguramente no te volveré a ver Johnny. Gracias mil por lo que me toca.

26 may. 2013

LLEVADME AL NORTE






ELVIS COSTELLO      "NORTH"
Seguramente Elvis, medio adormilado, dejó caer el libro al suelo, en aquella página que marcaba el poema "Los Dafodelos" de Wordsworth:

"Mi corazón da un brinco cuando observo
el iris en el cielo;
así fue, igual, al empezar mi vida, 
así es ahora cuando soy un hombre,
así será cuando me vuelva un viejo,
¡oh dejadme morir!
El Niño es padre del Hombre: ojalá
mis días estuvieran vinculados
por natural piedad unos con otros"

Se levantó del sofá. Vencida ya la última luz de la tarde se acercó a la ventana y corrió las cortinas. El cristal, empapado por una lluvia monótona y triste, le acarició con su pequeña oleada de frío. Ese cielo metálico se atragantó en su mirada y, repeliendo su eco cruel, prefirió volver la vista hacia la calle mojada. Los adoquines, antes empapados por lágrimas de cerveza y orines que cantaban, ahora brillaban como planetas y estrellas a punto de ser pisadas.

"All the words you say to me
Have music in them
All the sorrows and the joys like magnetism
And a selfish boy looks through a prism
And says what is
But never asks what isn´t" ("When It Sings")

Levantó la guillotina de la ventana y se asomó al quicio. Las gotas de lluvia eran finas como agujas y crepitaban contra los marcos de madera blanca. Algo le empujó levemente hacia fuera, una mano de mujer ausente, y sintió cómo su frente, sus mejillas, sus ojos cerrados, la boca entreabierta, lloraban lágrimas calientes.

"See how the elements obey?
Eyes are blue
Skies are grey
Nothing I do can make you stay
I´m glad it will rain today" ("You Left Me In The Dark")




Cuentan que Elvis, aun la cara mojada y con una cierta sensación de levedad, sin bajar la ventana volvió al salón. La luz de unas lámparas bajas resaltaban la penumbra de la habitación. Las paredes, antes de color pistacho, se tornaban ahora pardas, parecidas al vientre de una tetera muy usada. El ambiente era de migajas de pastel desparramadas en un plato de Wedgewood, pegajosos los minutos clamaban su inutilidad. Elvis se acercó al piano.

"Then why you should care?
This is my nightmare
Was that one dream too deep?
Now if I could only sleep" ("When Did I Stop Dreaming?")

Por un momento dudó. Sus dedos hicieron una mueca extraña antes de posarse suavemente en el teclado, mientras trataba de recordar los primeros compases de "Porgy And Bess". En ese instante imaginó como un cuchillo untado de mantequilla, sosegadamente desde su punta, corría hambriento a lo largo de una tostada caliente. Sus manos no hicieron ningún movimiento preciso.

"Every single time
It becomes too much
There´s nothing I can say
Or touch" ("When Green Eyes Turn Blue")

Una marea de silencio interminable recorrió la habitación. Cada segundo no era nada sin el anterior que no había existido. Las luces se apagaron súbitamente. Entró sin permiso el sonido de los aplausos, aquellos extraños juegos de manos, clamores orquestados para una emoción compartida por muchos. Un foco ilumina por sorpresa la cara de Elvis. Por el cono de luz revolotean diminutas partículas de polvo, luchan recuerdos, claman suspiros olvidados, se encuentran miradas perdidas. Suenan ahora los ecos de "Las Gimnopedias" de Erik Satie. Del suelo se eleva una tenue niebla y todo el piso está mojado. La lluvia ha inundado la estancia. Una luciérnaga despide el día con un chasquido final de luz eléctrica.

"All the leaves are turning yellow, red and brown
Soon they´ll be scattered as they tumble down
Although they might be swept up so invitingly" ("Fallen")

(Dedicado a los jugadores del Borussia de Dortmund)

24 may. 2013

EL OTRO KEITH






THE KEITH TIPPETT GROUP   "DEDICATED TO YOU, BUT YOU WEREN´T LISTENING"
Sí, hay otro Keith además del archiconocido de Dartford, y se llama Keith Tippett. Pianista de jazz, nacido en 1947 en Bristol y líder y "alma mater" del prestigioso The Keith Tippet Group, banda de jazz, con claras influencias prog-rock, aunque al mismo Keith nunca le ha gustado esa conexión producto, según él reconoce en numerosas ocasiones, de las influencias de los distintos miembros que han ido pasando por el grupo.

En 1967 Keith se traslada a Londres, con un bagaje ya como compositor e instrumentista de cierta experiencia. Allí contacta, no se sabe si casualmente, con Giorgio Gomelski, el pope junto a Joe Boyd de gran parte de la escena y contracultura musical ("underground", una palabra muy empleada entonces, al igual que "groovy" en Estados Unidos) de los últimos años sesenta en la capital británica. Graba con su banda su primer disco, "You Are Here...I Am There", en 1968, aunque se publica un año más tarde, cuando ya algunos de los miembros originales han salido de la misma.

Mientras llega la grabación de éste su segundo Lp en 1971, publicado por Vertigo en la misma fecha que el compuesto por otra banda de insigne recuerdo, Cressida,  Keith tiene oportunidad de colaborar en bandas de prestigio como Blossom Toes, Soft Machine y King Crimson. Vive a fondo en el ambiente de auténtica camaradería, amistad y colaboración que entre los músicos británicos de la época era moneda común. Tiempo tiene también de conocer a Julie Driscoll, entonces novia del propio Gomelski, más tarde mujer del mismo Keith, musa de la psicodelia inglesa y "frontwoman" del prestigioso combo Brian Auger & The Trinity. Como se ve, la actividad y el entorno en el que se mueve el otro Keith nada tiene que envidiar a lo que por entonces fuera el quehacer profesional y personal del de Dartford.

"Dedicated To You, But You Weren´t Listening" está formado por 7 temas, tres de los cuales son composiciones propias de Keith y el resto lo son, o bien de miembros de la banda como Nick Evans y Elton Dean, o de compositores como Hugh Hopper que, aunque no participa en la grabación, sí es el autor del tema que da título al Lp y que, curiosamente, también aparece en la grabación del "Second" de Soft Machine. Su paleta descansa básicamente sobre un jazz modal con fuerte contenido instrumental de la sección de vientos (Evans, Dean y Marc Charig), triple batería con el gran Robert Wyatt, Bryan Spring y Phil Howard, dos bajos a cargo de Roy Babbington y Neville Whitehead, un guitarrista, Gary Boyle, y un percusionista en congas y campanas, Tony Uta.




Y de ese jazz totalmente liberado, de ricas armonías instrumentales, cuyas amplias estructuras permiten a los músicos participantes expandirse en sus propias interpretaciones, eso sí dentro de un todo conjuntado, se dan encuentros atonales que recuerdan al "free-jazz", pianos con toques "funky", códigos donde aparece la majestuosidad de Coltrane y la contundencia de Freddie Hubbard,  invitaciones al baile en una onda evolucionada de Santana o Funkadelic, atmósferas donde el espíritu de la alegría galopa sin bridas que la retenga.

Este es el último trabajo del cuarteto de Keith Tippet. Sus tres miembros restantes, Elton Dean, Nick Evans y Marc Charig se embarcan con Soft Machine para darles apoyo en sus posteriores conciertos y Keith, lejos de querer mantener a ultranza su propuesta, termina con el grupo el año 1972, poco antes de comenzar su carrera en solitario bajo la producción de Robert Fripp, y de parir la que sería una de las bandas más numerosas (llegó a tener más de 50 miembros) y originales de la época, Centipede.

Para todos aquellos amantes del jazz, de la vanguardia inglesa de los últimos sesenta y seguidores de toda una caterva de músicos excepcionales que entonces se dieron, y de seguir sus conexiones con otros grandes grupos y compositores, Keith Tippett es una referencia más que obligada. Para ellos nunca será el otro Keith.

17 may. 2013

INMINENTE ATAQUE DE HORMIGAS





ELVIS COSTELLO      "PUNCH THE CLOCK"
Si.... No... ¿puede?..., ¿quizás?, ...¿verde?,... ¿Abril?,... ¿taxi o coche de alquiler?,... ¿río desbordado o diminuta cascada?...¿estamos en Hollywood o en Malasaña?... ¡Caray!, no hay Dios que se aclare.

"Shipbuilding"

Todo sabe a tienda antigua de Portobello Road. Te vi bailando y pensé que eras feliz. El sonido de las canciones era una bendición que caía del cielo de John Steinbeck.

"Everyday I Write The Book"

Veo la fotografía de mi hija, con sus castañuelas alzadas al cielo azul de Estocolmo, ese cenicero repleto de cebollas dulces y cintas de cumpleaños.

"TKO (Boxing Day)"

Mis zapatos están en el rincón adecuado. Viejos como el periódico de ayer, húmedos como los caracolas del Harold Bloom. Adiós Alfredo Landa.

"Love Went Mad"

Barimbao. El sistema eléctrico de Sidney depende de un último gong, pero salvemos la parte de Wall Street que no rime con el último hit de Lou Reed.

"Kind Of Thieves"

Digo adiós a las ranas del Mississippi,  y apenas quedan  cuatrocientas parejas tabuladas por la Universidad de Utrecht, croando contra Bush con las Dixie Chicks. Resistid como ellas.

"The Greatest Thing"

Subo por Park Avenue hasta la estatua de Bolivar y me siento en el primer banco que veo libre. No siento nada.

"Mouth Almighty"

Hay un biombo y un "haiku" que no logro descifrar.

""Pills And Soap"

Desparramada en un sofá de Kal-Mart, aquella tentativa de suicidio, lápices de labios estrujadas, lloran los últimos vídeos de Jim Caroll.

"The Element Within Her"

Walt Withman está preparando el viaje del Capitán Haddock. El "Sirius" toma el último cargamento de fuel en el Pireo. Piotr prepara las almejas.

"Charm School

Rick Rubin se perdió en el jardín japonés de Holland Park. Dejó una nota en aquel banco que sobrevivió a los V-2 alemanes. El Chelsea Football Club es el mejor club de Kings Road.

"Let Them All Talk"

Son solamente 90 millas desde el Malecón hasta Miami, pero Sinatra se atragantó con el saxo de Dexter Gordon. ¿No te tocaba a tí hoy llevar a los niños al zoo? Cariño, I Love You. Por favor, recoge el lavaplatos.

"The Invisible Man"

No llores más en mis hombros, son ya como el Lago Ness.

"The World And His Wife" 

Se llamaban Francisco y María. En la frontera del West Side, Rocky Marciano y Hoppalong Cassidy hacen autostop.

F. BEAT, beat, beat, beat...., beat....

16 may. 2013

ESFUERZO Y RECOMPENSA




IAN MATTHEWS      "TIGERS WILL SURVIVE"
La ventaja de la edad, al enfrentarse a un artista escuchándole por primera vez en una grabación de más de 40 años de antigüedad es que, normalmente,  no te suena a chino. Su estilo, su modo, la materia que toca ya suelen conformar, desde hace tiempo, parte de tu bagaje musical. Y ese es el caso que afortunadamente me ocurre con Ian Matthews.

Las únicas referencias palpables, audibles mejor debería decir, que tenía de Ian Matthews se limitaban a un Lp regalo de un amigo al que ya perdí de vista (Gracias Juan, estés donde estés...) hace mucho tiempo. Esa referencia física de Ian Matthews, concretamente su trabajo "Walking A Changing Line" de 1988, editado por el famoso sello Windham Hill Records, no tiene absolutamente nada que ver (¿se acuerda alguien del estilo "new age"?) con el Ian al que me estoy, como decía, enfrentando por primera vez, el de sus dos primeros discos de inicios de los 70 en el sello Vertigo. "If You Saw Thro´My Eyes", comentado hace pocas fechas, y éste segundo "Tigers Will Survive".

Comenta el artista, en un breve e interesante texto incluido en el cd reeditado este año por Esoteric Rcds.,  que se enfrentaba a la grabación de este disco un tanto desarmado. Acababa de llegar de la gira de promoción americana de su disco anterior y había cansancio y, lo más grave, sólo tenía unos pocos temas que pudieran entrar en el estudio y, peor aún, adolecía de una falta de visión y de dirección por la que transitar. La presión del sello para comenzar la grabación jugaba su papel también. Tenía claro, por fortuna, que el estilo en el que se iba a mover era el de las coordenadas del country-rock, pop y folk melódico que tan certeramente cuajaron en su anterior trabajo.

Los temas compuestos por Ian para el disco, aunque son la mayoría de su autoría, no completan ni de lejos el catálogo seleccionado. Hay versiones de su admirado Richard Fariña, "Un-American Activity Dream", de Eric Anderson, "Close The Door Lightly When You Go", de Pete Carr, "The Only Dancer", de Peter Lewis, "Right Before My Eyes", y más conocidos, de Phil Spector, su famoso "Da Doo Ron Ron" y de los Burrito Hillman y Parsons, el "Devil In Disguise" , nada que ver con el primigenio de Elvis "(You´re The) Devil In Disguise" compuesto por sus liricistas algunos años antes.


Entre los músicos que participan en la grabación destacar a Tim Renwick, guitarrista entonces del grupo Quiver (conexión posterior con Sutherland Brothers and Quiver), a Bruce Thomas al bajo, por todos conocidos por sus ulteriores conexiones con The Attractions de Elvis Costello, y un tal Woolfe J. Flywheel al acordeón, alias bajo el que se esconde el Richard Thompson de Fairport Convention.

A fuerza de no detenernos uno por uno en los temas, al haber referido con anterioridad  los compuestos por otros autores distintos de Ian, destacar tres de los que el artista inglés si es autor. La escrupulosa belleza de "Morning Song", "Tigers Will Survive" (para mí el mejor corte del disco, una acústica que se va acelerando para caer en ensoñaciones sostenidas por el piano) y "Hope You Know". Y siempre la voz de Ian, entonces y posteriormente, considerada como una de las más personales y sugerentes, capaz de capturar instantáneamente el alma de cada tema y transmitir al oyente una sensación de tranquila efervescencia, de calma al trote, de alegría contenida.

Puede que "Tigers Will Survive" no llegue a las cotas de "If You Saw Thro´My Eyes". No importa. El esfuerzo creativo de Ian, en las entonces no tan propicias circunstancias, tuvo como recompensa un trabajo elegante, coherente, y que se beneficia en el tiempo por las sucesivas escuchas que de él se deben hacer.

14 may. 2013

LA PROFECÍA SE CUMPLE

 
 
 
ELVIS COSTELLO     "MY AIM IS TRUE"
En el verano de 1977, cuando me encontraba en la querida ciudad de Logroño haciendo la "puta mili", andaba todavía uno anclado en los ecos de la música propia del hippismo de Jefferson Airplane, del progresismo de Genesis, Pink Floyd, King Crimson o el "kraut" alemán tipo Amon Düüll II o Can.  Sabía lógicamente del punk, de la new-wave gracias a las revistas de la época (Vibraciones, Disco-Express, de bendita memoria ambas) y del boca a boca. También, aunque en menor medida, seguíamos a los grupos madrileños justo anteriores a la movida, Ñu, Barón Rojo, y a los precursores de la misma, Burning y Ramoncín, sensación éste último en esa época.

1977 es el año en que se publica el primer Lp de Elvis Costello, "My Aim Is True" y, al igual que otros muchos grupos de la ornada "punk" o "new-wave", quedan fuera de mi alcance adquisitivo. La lejanía de Madrid, la casi falta de ambiente musical entonces en la capital riojana (salvo un par de bares) y de tiendas especializadas, el estar entretenido con otras ocupaciones, hace que no lleguen hasta años más tarde (algunos demasiado) los discos más típicos y celebrados de esa época irrepetible.

Tal es así que, una vez reincorporado a la vida decente a mitad de 1978, los discos de Costello que van entrando en mi colección vienen a ser los inmediatamente posteriores a "Armed Forces" (1979) y que los anteriores los vaya incorporando, ya como coleccionista, mucho más tarde; tanto como en 2006, fecha en la que adquiero este "My Aim Is True", reedición cuidada de Rhino Records,  que imita con gusto el diseño de Stiff en la galleta del vinilo y el de Radar en el reverso de la portada. (Ya me perdonarán los exclusivamente interesados en recoger al vuelo dos o tres notas sobre el disco en cuestión, pero uno se cree en la obligación de escribir su autobiografía aunque sea entre líneas).

Su escucha actual ineludiblemente me retrotrae a aquellas épocas, que ya comenté con alguna amplitud en mi entrada a "This Years Model". La inmediatez, la rapidez, el descaro, la rabia, el cinismo de toda una nueva generación que toma el poder musical se plasma en los nuevos estilos "punk" y "new wave" (siempre he preferido de largo éste segundo), y éste "My Aim Is True", con esa figura de un Elvis a lo Buddy Holly, su Fender Jazzmaster cruzada en su cintura cual arma de fuego, el diseño con su diminuto y extendido tablero de ajedrez (y el texto "ELVISISKING"), es un vibrante reflejo de los nuevos tiempos. Aquello que Jim Morrison proclamaba: "we want the world and we want it now..." se había por fin cumplido.


Parece, sólo parece, que este disco se limite a un par de canciones que son las referencias casi obligadas de todo oyente. Me refiero, como no, al descomunal tema "Alison", ya un gran clásico en el catálogo del londinense, y "Less Than Zero", con su pegadizo estribillo coral ("oh, hey-hey, ho..."). Evidentemente no es así. Grandes piezas como "Welcome To The Working Week", "Miracle Man", "(The Angels Wanna Wear My) Red Shoes", "No Dancing", "Pay It Back", ya han entrado en el museo del más genuino sonido "new wave", melodías pop  trotonas, divertidas, instrumentalmente básicas y de rápida ejecución. 

Pero hay otros ambientes en los que el gran Elvis se recrea; el mejor "pub-rock" en "Blame It On Cain", tono "music-hall" en "Sneaky Feelings", "rockabilly" del bueno en "Mystery Dance",  hasta comienzos tecno en "Waiting For The End Of The World", que se abren hacia una base rítmica alocada, adornándose con unos riffs de guitarra envolventes, sinuosos, como esos mismos que tanto recuerdan a Dire Straits en el corte "I´m Not Angry".

Como es sabido Jake Riviera, capo entonces de Stiff, más tarde sello convertido en Radar, contrata para esta grabación a los miembros del grupo americano Clover, entonces residentes en Londres, uno de cuyos miembros, Huey Lewis,  formará poco después, y por derecho propio,  parte de la escena nuevaolera inglesa con su grupo The News. Producción de Nick Lowe, conocedor como nadie entonces de cómo llevar las riendas de la situación.

He de confesar que cada escucha de "My Aim Is True" me rejuvenece hasta el punto de sentir una suerte de empuje orgánico. Unas ganas locas de salir a la calle, buscar aquellos baretos donde compartíamos noches de música y juergas, reírme con las bobadas sencillas de la vida, mirar a las titis..., sentirme el amo del puto mundo con cuatro canciones de Elvis Costello.

12 may. 2013

LAUREL CANYON EN LONDRES





IAN MATTHEWS    "IF YOU SAW THRO´MY EYES"
¿Quién no ha tenido alguna asignatura pendiente para Septiembre?, ¿alguien o algo a lo que se ha querido acceder y, por falta de tiempo, suficiente pasión, dejadez u otro motivo, lo ha dejado pasar a sabiendas de que ese oscuro objeto de deseo podría ser beneficioso? Esa sensación tan humana me ha ocurrido con muchos artistas y grupos de la música contemporánea. Ian Matthews McDonald fue uno de ellos.

Miembro de las primeras formaciones de Fairport Convention, en la del primer album homónimo aparece como Ian McDonald, en la segunda "What We Did On Our Holydays", se presenta exclusivamente con sus dos nombres de pila Ian Matthews, nombre con el que será definitivamente conocido. Y, he aquí, que a finales de 1970, por una decisión totalmente aleatoria, se encuentra fuera del grupo. Esta situación obliga a Ian a plantearse seriamente su futuro y, gracias a la ayuda entre otros del gran John Peel (si alguna vez voy al Cielo, lo primero que haré será preguntar por él), decide lanzarse a una carrera en solitario que se iniciará con Matthews´Southern Confort para continuar, ya en solitario, con la grabación de dos discos en el sello Vertigo. "If You Saw Thro´My Eyes", el primero de ellos recientemente reeditado por Esoteric Recordings, me ha dado la oportunidad de saldar la cuenta pendiente y, en esta ocasión, no he dejado escapar la pieza.

Matthews, que antes de integrarse en Fairport Convention, provenía de un grupo de estilo "surf", The Pyramids, llegado el momento de reorientar su camino fuera de Thompson, Denny, Nicol y compañía, conserva aún su gusto por el tono cálido de las composiciones y armonías pop. Ahonda entonces su estudio en aquellos estilos que más le interesan como cantante y compositor, el country-rock de Linda Rondstadt, Dillard & Clark, Richard & Mimi Farina (hermana de Joan Baez ésta última, aunque algún día habrá que reivindicar la importancia de su singular marido), Ian & Sylvia. Al mismo tiempo, por recomendación del gran Joe Boyd (otro personaje merecedor de homenaje),  busca inspiración en escritores americanos, más alineados con la cultura "underground" y el "groove" de la época sin olvidar, la tierra siempre tira, el estudio de los estilos musicales tradicionales ingleses. 

Con todo este bagaje, que ya se ha encargado de demostrar con suficiencia en las dos grabaciones de MatthewS´Southern Confort, se enfrenta Ian a su primer trabajo en solitario, "If You Saw Thro´ My Eyes" y cuando decide escoger los músicos de acompañamiento, a pesar de sus iniciales dudas sobre la aceptación de su petición (las heridas de la despedida de Fairport Convention están aun recientes), tanto Richard Thompson como Sandy Denny aceptan.


El album tiene un claro ambiente folk-rock de raíces californianas, parece incluso ser más hijo de Laurel Canyon que de Londres. Tonos melódicos envolventes, con las guitarras acústicas dando extraordinario juego, en temas como "Desert Inn", "Hearts" y "Never Ending", en éste último haciendo su aparición el inmenso Keith Tippett (al que dedicaremos próxima entrada) con un gran piano. Las dos versiones de Richard Farina, "Reno Nevada" y "Morgan The Pirate", que con la cálida voz de Ian se expanden y alcanzan altas cotas interpretativas, son dos de las gemas del disco.

"Little Known" sigue con su tono de folk melódico; "Southern Wind" se abre más hacia un rock suave y medido, con el piano de Keith otra vez enriqueciendo la melodía; "It Came Without Warning", balada que combina momentos acústicos y eléctricos en sus riffs de guitarras, excelentes coros de acompañamiento al final; "You Couldn´t Lose", otra hermosa balada en la que Richard Thompson se hace cargo de las guitarras acústicas; "Hinge (Part One) & (Part Two)", enmarcando la versión más folk inglesa del disco con una sección orquestal de cuerdas muy lograda. La joya final, y para mí la gran canción de la grabación, el dueto vocal que hacen Ian y Sandy (maravillosa su voz aquí) en "If You Saw Thro´My Eyes", ésta última también acompañando la melodía al piano. Un tono del mejor Cat Stevens susurra al fondo.

Ian Matthews expresa en este disco de forma convincente su calidad humana y musical. "If You Saw Thro´My Eyes" es un trabajo intemporal. Hoy, 42 años después de su grabación, se escucha con la misma emoción que los oyentes entendidos de entonces debieron tener.

EL NUEVO TRONO TIENE DUEÑO




THE COSTELLO SHOW    "KING OF AMERICA"
Recuerdo que cuando compré en 1986 este nuevo disco de Costello ,  bueno de "The Costello Show" como realmente aparece identificado, la portada principal mostrando al artista londinense portando una réplica de la corona de la casa real inglesa en su cabeza, su mirada entre ida e irónica, sin título, que sin embargo si aparecía en el reverso de la portada nada menos que como "King Of America", me pareció una auténtica payasada.

Acostumbrado como entonces estaba al colorido del Elvis de sus composiciones anteriores, incluso reconociendo la más que agradable sorpresa que supuso su "Almost Blue" de 5 años antes, lograda inmersión en el mundo del "country", para mi coleto me dije que ésta nueva grabación más debía ser mudanza de carácter, experiencia cabalística, algo ajeno a mis ancladas referencias. Y cuanto más fue mi sorpresa cuando no veía entre los créditos y participantes a mis queridos The Attractions, bueno tan sólo en una de las canciones, y si aparecían otros músicos de los que no conocía apenas nada, tan sólo al batería Jim Keltner.

Total, que antes de ponerme a escuchar el disco, e incluso reconozco después de escucharlo un par de veces, llegué a la conclusión que éste sería uno de los discos de Costello a aparcar en el "anaquel B", aquel destinado a esas grabaciones interesantes, sobre todo si provenían de un artista al que ya estaba rendido, pero que no llegaba en este caso al excelente nivel alcanzado en trabajos anteriores. Grave error el mío, y no me importa admitir que he tardado más de 25 años en darme cuenta de ello. Más vale tarde que nunca.

Y ahora, ahora sí que he dado en el clavo del disco, ese que entra diáfano, sin apenas esfuerzo del martillo, en una superficie esponjosa que lo acoge como parte de su propia naturaleza. Es éste el gran Costello de la segunda época, ya terminada la etapa colorista a la que me refería en un párrafo anterior, el que bucea sin temor por otros estilos haciéndolos suyos, inculcándoles un viso de credibilidad instantánea, enriqueciendo al oyente atento para dirigirle a territorios si no nuevos si menos transitados.

Hay country , blues, música de vodevil, raíces de Nueva Orleans, pop melódico, baladas de "crooner". Todo ello arropado por unos músicos sensacionales, los llamados "Confederates", instrumentistas de sesión de Los Angeles que dieron vida, alma y tono a un trabajo reposado que se degusta como un vino de añada antigua y feliz. Y también, aunque en un único tema, aparecen The Attractions para dejar su impronta de estilo y personalidad.

Grandes joyas ya clásicas como "Brilliant Mistake", "Indoor Fireworks", "Little Palaces" y "American Without Tears". Gemas que van puliendo sus brillantes aristas con el tiempo como "Our Little Angel", "Glitter Gulch" y "Suit Of Lights". El resto de los temas, todos un cúmulo de nuevas sorpresas según se van escuchando una y otra vez; incluso la versión del clásico "Don´t Let Me Be Misunderstood" gana enteros con la voz raspada de Elvis.


Y qué decir de los textos. Costello es el mejor compositor  lírico después de Bob Dylan. Maravillas poéticas como las que se encuentran en "Our Little Angel" ("She sits alone apart from the crowd / In a white dress she wears like a question mark") o en "Little Palaces", criticando el vandalismo juvenil ("The sedated homes of England / are theirs to vandalize / so you knock the kids about a bit"), y qué decir de la crítica a la guerra de las Malvinas en "American Without Tears" ("At a dock in Southampton full of tearful goodbyes / newsreel commentators said "Cheerio G.I. brides / soon they´ll find the cold facts and lies"), o la forma jocosa de expresar un "gatillazo" en "Poisoned Rose" ("And all your worn out clothes / I threw myself upon the floor / but I couldn´t throw away / this poisoned rose")

Excelente también la composición conjunta de Mac Manus con T-Bone Burnett, dando protagonismo a aquellos instrumentos que vigorizan los estilos y atmósferas por donde cursan las canciones; guitarra acústica, muy presente durante toda la grabación, mandolina, dobro, acordeón, piano y teclados creando ambientes cálidos y sosegados.

Después del "fracaso" de crítica del "Goodbye Cruel World" en 1981 (a mí me gusta ese disco) y de la recuperación que supuso el "Blood and Chocolate" tres años después, el "King Of America" representa un más que importante salto cualitativo en la carrera musical de Costello. Es un disco vital para entender su posterior andadura y, como dije en algún momento anterior en estas notas, un brillante regalo para el oyente.

9 may. 2013

GRACIAS A LA VIDA



EDWYN COLLINS     "UNDERSTATED"
De este año 2013, a la fecha de escribir estas notas (mes de Mayo), dos han sido las grandes sorpresas musicales a las que he tenido el placer de enfrentarme. La primera, ya comentada en estas páginas, fuel el fabuloso "Big Inner" de Matthew E. White y, la segunda, el "Understated" de Edwyn Collins, artista escocés, creador y "alma mater" del celebrado grupo Orange Juice, uno de los mejores exponentes del más destacado pop escocés en la década de los 80.

En 2005 Edwyn sufrió un severo derrame cerebral que casi le lleva al otro barrio. Después de una complicada operación , y de unos prolongados meses de recuperación, el amigo Collins volvió afortunadamente a su mejor tono, ese que tiene mucho que ver con la celebración vital del renacido, de aquél que ya se ve criando malvas y que, milagros de la existencia, comprueba como existe una nueva oportunidad para él. Y, a fé de todos sus seguidores y de los nuevos devotos (entre los que me encuentro a partir de ahora), el artista escocés no desaprovecha en absoluto la ocasión.

Ese nuevo tono aludido, que se muestra en su primera grabación después de su recuperación, "Home Again" en 2007, continúa en el 2010 con "Losing Sleep", y culmina en este 2013 con "Understated", el disco que realmente le consagra como un artista revitalizado en todos los sentidos.

Edwyn se ha servido en esta grabación básicamente del guitarrista Barrie Cadogan y del batería Paul Cook (ex-Sex Pistols), de Sean Read en la sección de vientos y cuerdas, más otros músicos de reconocido prestigio como los hermanos Walbourne (James y Rob), Liam Hutton, Sebastian Lewsley, Dave Ruffy y Carwyn Ellis, toda una "all-star-band" que arropa a Collins de una forma rica y convincente.


Es éste un trabajo "a la vieja usanza", esto es, un disco de canciones, de excelentes canciones de autor, con textos, instrumentaciones, arreglos y armonías que saben captar la atención del oyente de inmediato. Y es que "Understated" lo clava a la primera, y no es que las sucesivas audiciones estén de sobra,  más bien enfatizan el brillo singular de la grabación, y es tan claro su mensaje vitalista, y tan acertada la estructura estilística de la que se vale el artista, que pareciera como si fuera el disco que todo el mundo estuviera esperando, el que ha colmado todas las expectativas creadas, el que ha satisfecho a todos los aficionados, fueran o no seguidores de Edwyn Collins.

Excelencias, muchas. "Dilemna", "Carry On, Carry On", "Too Bad (That´s Bad)", "It´s A Reason" , "In The Now" (acertando aquí con leves arreglos "funky") y "Understated", todas ellas con sus melodías pegadizas en tonos "soul" y "arty-pop"; delicadas composiciones vocales e instrumentales, donde tanto los riffs guitarreros como las aportaciones de viento, cuerda y teclados (excelente el Wurlitzer), iluminan las canciones dándolas un aura de alegria interior en "Baby Jean", "31 Years" y "Forsooth" (destacar aquí una excelente percusión ritmíca), y "Down The Line", un medio tiempo de pop al trote con bajo y piano sosteniendo la ternura del texto ("...The days to come I know I´ll find/a state of mind"). Quizás, otros opinarán lo contrario, sobra el cierre con la versión que Edwyn hace del "Love´s Been Good To Me" , sobre todo porque ya el tono del disco está más que conseguido y parece esta una guinda que puede pecar de cierta cursilería.

Me dispongo ahora mismo a escuchar el disco por cuarta vez consecutiva. Su música es un bálsamo, una señal. "A les armes les citoyens!!" La vida es un regalo, y hay que saborearla minuto a minuto. Gracias Edwyn por recordármelo.                                   

7 may. 2013

GRAN PASO ADELANTE

 
 
ELVIS COSTELLO    "THIS YEARS MODEL"
A finales de la década de los 70 la aparición de artistas como Elvis Costello supusieron una bocanada de aire fresco en el, entonces ya, un poco saturado mundo del rock. Los que por aquellos tiempos ya llevábamos algún tiempo metidos en éste divertimento, andábamos un tanto "desinflados" con las propuestas que nos ofrecía la industria musical.

Si uno se movía por la vertiente post-psicodélica y progresiva, King Crimson ya estaban desaparecidos en su versión e ideario original; Pink Floyd con su "The Wall",  que nunca tragué (ya con "Animals" me decepcionaron). Si tu estilo era más el rock clásico tipo Zepp, pues bueno, hasta "Physical Graffitti" tienen un pase; los Purple aguantan hasta "Come And Taste The Band", en el 75 ambas grabaciones. Dylan y Young se mantienen en alza a finales de la década con "Desire" y "Street Legal" o "Comes A Time" o los dos "Rust". Hay joyas en el 78, fuera propiamente del circuito USA/UK, como Radio Birdman y su "Radio Appears",...pero, sin necesidad de mencionar lo que pudiera ser más significativo en el mundo tan amplísimo del rock (acción ajena a este escriba), casi todo sonaba más o menos a lo mismo, a lo de años inmediatamente anteriores.

La "new wave" y el "punk" dieron un nuevo aliento a esa situación. La primera más en la onda "pop-rock", el segundo más cercano al rock crudo y cruzado con la rebelión social. En esa tesitura la aparición del segundo disco de Elvis Costello, y la primera con The Attractions, "This Years Model", establece las que desde entonces serán las nuevas reglas del juego.

Rock urbano, con melodías pop y estructuras instrumentales que incorporan, además de las consabidas guitarras, bajos y baterías, los teclados, no en plan "moog" o "mellotron", sino como instrumentos que enmarcan un sonido inmediato, rápido, instantáneo, porque así son las historias y textos que los grupos y solistas intentan transmitir a la audiencia. Toda una nueva generación que cuenta su día a día, la ausencia de objetivos claros, la continuidad en la ruptura generacional con los mayores, el "sálvese quien pueda" (el "love the one you´re with" terminó unos años antes), también hay crítica social pero más ténue, las chicas extasiadas con la moda de un solo día, los nuevos artilugios audiovisuales que empiezan a hacerse con el mercado juvenil, muchos guiños a los nuevos diseños gráficos que aparecen en portadas (Costello dará cumplida cuenta de estas corrientes en sus primera media dozena de discos), revistas, fotógrafos, cine..., todo un mundo nuevo que crece, se desarrolla y planta cara a los viejos dinosaurios. Y estas reglas son las que nacen y se desarrollan en discos como "This Years Model"
 
 

En sus surcos hay auténticas joyas clásicas como "Watching The Detectives" y "(I Don´t Want) To Go To Chelsea" (crítica al barrio de moda), refulgentes armonías costellianas en temas como "The Beat", "Pump It Up" y "Lipstick Vogue" (aquí con un tono "punk" civilizado que encaja muy bien), líneas del pop más enfadado y críptico en piezas como "No Action", "This Year´s Girl" y "You Belong To Me", con una intro guitarrera que recuerda a los Kinks mejores; melodías de brillante celofán en cortes como "Hand In Hand" con su irónico texto ("...If I´m gonna go down, you´re gonna come with me") , "Lip Service" y "Living In Paradise". Hasta el tema aparentemente más lento, una suerte de balada envolvente "Little Triggers", acierta al terminar más fluidamente.

The Attractions están que se salen. Ese bajo de Bruce Thomas, sosteniendo la tensión de "Watching The Detectives" es lo mejor que ha hecho en su vida. Pete Thomas a la guitarra ya era entonces un número uno. Y Steve Nieve se hará pronto con el cetro de los teclados, ese instrumento tan revigorizado al que aludíamos al principio de esta notas. Y Elvis, cantando en ese inglés tan de la orilla derecha del Támesis, rápido, volátil, tan alejado de aquellos años en los que le dió más por gritar...

Mención especial para Nick Lowe y su labor de producción. Básica, concreta, directa al corazón de la canción, redondeando un trabajo que le encumbra, que logra un todo gigantesco. Sin duda, uno de los mejores discos del gran MacManus.

"Pump it up when you don´t really need it
pump it up until you can feel it
"                                   

4 may. 2013

POETA EN LA AUTOPISTA



GENE CLARK     "ROADMASTER"
Mi aceptación de la figura de Gene Clark ha llegado, debo reconocerlo, a la idolatría. No es que ya le reconozca como el más genuino e importante miembro de The Byrds, para mí la mejor banda de folk-rock de toda la historia, es que, igualmente, le estoy terriblemente agradecido a que tuviera pánico a volar.

Sabido es que esa fue la razón principal de la salida de Gene de The Byrds, nada de rollos de egos a lo David Crosby, u otras historias ligadas a las típicas colisiones entre los miembros de cualquier grupo. No. A Gene simplemente le espantaba coger un avión. Y gracias a ello, su salida de la mítica banda hace que se quede en tierra y grabe, bien en solitario o en compañía de otros (Gosdin Brothers, Dillard...), sus propios trabajos, todos de altísimo nivel.

A principios de los 70 Gene firma contrato con el sello A&M y graba dos discos expléndidos. En 1971 el conocido como "White Light" que apenas se vende en USA y, sin embargo, es un auténtico éxito en Holanda y, en 1972, el que nos ocupa ahora "Roadmaster". Curiosamente el sello, lejos de apoyar a su artista, no publica este trabajo de forma temporal y, cuando decide hacerlo algunos años más tarde, lo hace también Holanda. ¡Unos genios los ejecutivos de A&M! Harto de la situación, Gene cambiaría de sello y en 1974 publicaría con Asylum Records su obra maestra, "No Other", ya comentada hace unos meses en estas páginas.

Gene sigue en "Roadmaster" el camino que inició con su primera grabación. Rodearse de unos músicos incomparables, incluyendo a todos sus compañeros de The Byrds, McGuinn, Crosby, Clarke e Hillman, a otros provenientes de los Burrito como Chris Ethridge, Pete Kleinow o Eagles, como Bernie Leadon, a un Clarence White , recién salido de los Kentucky Colonels y que andando el tiempo daría gran juego en los mismos Byrds y a otros músicos de sesión como Spooner Oldham, colaborador en múltiples ocasiones con Neil Young, entre otros.

El comienzo del disco no puede ser mejor. Sus primeros cuatro temas, "She´s The Kind Of Girl", "One In A Hundred", "Here Tonight" y "Full Circle Song" son auténticas piezas de orfebrería folk-rock, muy en la línea "byrdsiana", también en tono "country-rock". En ese mismo estilo continúa el disco en los siguientes cortes, "In A Misty Morning" y "Rough And Rocky", éste último, al contrario que los anteriores que son composiciones propias de Gene, está firmado por el gran autor Earl Scruggs, uno de los padres de la moderna instrumentación "country", muy adaptada a las nuevas audiencias americanas.

La cara B contiene el tema que da título al disco , "Roadmaster", balada trotona que recuerda mucho al mejor James Taylor, "I Really Don´t Want To Know", un folk medio que esconde un tono más cercano al "gospel", el piano de Spooner Oldham ayuda a conseguirlo. Los últimos cortes, "I Remember The Railroad", "She Don´t Care About Time" y "Shooting Star", contienen armonías ralentizadas, voces que refuerzan una atmósfera melancólica, a veces toques de pedales "wah-wah" y "fiddle",  apoyados por teclados que solemnizan las armonías hasta hacerlas envolventes, ensoñadoras.

Agradecer al sello Sundazed la reedición de este maravilloso album. Gracias a ello disfrutamos de un artista como Gene Clark , uno de los máximos exponentes en la composición e interpretación de la música contemporánea. Amén.