HOME                     LINKS                       CONTACT                      

23 ene. 2014

DOS BILBAÍNOS DE PRO.





JON JUARISTI             "MIGUEL DE UNAMUNO"
Adentrarse en la obra de don Miguel de Unamuno es labor de alto calado emocional. Bien sea en su novelística (o "nivolística", ¿deberíamos decir?), poesía, ensayos filosóficos y profanos, relatos de viajes, artículos periodísticos, en todo y en parte supone una enorme gratificación para el lector. Más que un mero autor, escritor o poeta, Unamuno fue un auténtico humanista, extraordinario acumulador del saber antiguo y del de su época, y como tal, se sintió afortunadamente obligado a transmitir sus amplísimos conocimientos y opiniones no solo a sus alumnos y lectores coetáneos, que le acompañaron en su ciclo vital también, sino a todos aquellos que en el tiempo futuro le sobrepasaron, siendo sus otras vidas la esperanza y la obsesión suya perpetua por la inmortalidad del hombre. Sin duda, su prolífica obra e inmenso significado le colocan como el gran intelectual español del siglo XX, el más representativo de la generación del 98 y el de mayor influencia social de los últimos 150 años.

Recoger todo el cúmulo de sabiduría, experiencia, comportamiento y compromiso intelectual de un personaje de tal envergadura en un libro biográfico no es tarea fácil. Lo logrado por su paisano bilbaíno Jon Juaristi con su "Miguel de Unamuno", un título más de la excelente colección de "Españoles Eminentes" de la editorial Taurus, merece mucho más que elogios. Su prosa excelente, además de erudita y englobadora al manejar con gran acierto un compendio ingente de datos biográficos, bibliográficos e históricos, siempre resulta atractiva al usar en todo su texto un lenguaje actual y alejado de academicismos, cercano al lector interesado y sin olvido para aquellos que se acercaran por primera vez al autor vasco. A fuerza de ser justos, este libro es tanto un éxito para el propio Unamuno, en tanto actualiza su particular y extensa visión del mundo y del hombre, además de dar a conocer su amplísima obra, como del mismo Juaristi, que logra crear un trabajo de entidad propia, un corpus que emana vida "juaristiana" desde sus primeras páginas, tan personal es su interpretación, tan acertado el enfoque memorialístico de los actos y acciones del biografiado.

Lo más interesante del libro es la conexión entre la obra y la vida de Unamuno y cómo éstas, íntimamente relacionadas, van creando al hombre que fue don Miguel. Tan solo aprendiz curioso en su principio vital, alumno de gran talento y capacidad asimiladora en su estancia universitaria en Madrid (siempre detestó la ciudad), personaje ya con cierto protagonismo social, tanto en el Bilbao anterior a la última década del siglo XIX, como en su larga etapa en Salamanca a partir de 1891 (45 años en total en la ciudad castellana). En ambas escenas locales arrebatadoramente comprometido con ideas y doctrinas que le llevan a militar en corrientes afines al socialismo republicano, en la última, la salmantina, cuna de su sobrecogedora conmoción espiritual, también plataforma de su telúrica lucha contra la dictadura de Primo de Rivera y la monarquía borbónica, mas, ¡hay!, allí se desarrolla el escenario de su vergonzosa (y convencida) adhesión a las fuerzas militares que se alzaron contra la República, ya desengañado del régimen al que tanto contribuyó para su llegada. Su último acto público, en las postreras fechas de octubre de 1936, en el que se enfrenta valientemente al general Millán Astray y parece "recobrar" cierta dignidad política, no sirve más que como perentoria catarsis ante una muerte en soledad que le libera, al fin, el postrero día de ese año infame.


Muy recomendable su lectura para todos aquellos interesados en la impresionante figura, por méritos humanos e intelectuales de enorme importancia, de un hombre que marcó un antes y un después en la historia reciente de nuestro país. Para los que no conozcan su obra (el personaje evidentemente es común patrimonio de todos los españoles, por lo que sería lógico entender que a todo el mundo le suena su nombre), magnífica ocasión para adentrarse en la "intrahistoria" (al que el autor Juaristi sabe en este su libro sacarle el máximo jugo, valga la redundancia si recordamos el segundo apellido de don Miguel) del escritor vasco. A todos, en definitiva, la obra biográfica de Juaristi invita casi inexorablemente a leer a Unamuno, a dejarse vencer y convencer por su inigualable prosa, a ser más buen hombre como él siempre pretendió, a soñar una vez más en la eterna caricia de la inmortalidad, como él siempre anheló.


6 comentarios:

  1. Gracias por advertir la existencia del libro. Me lo buscare me encantó de siempre don MIguel.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. El libro es una gozada Bernardo, no solo por lo que cuenta sino por cómo lo hace, desenfadadamente.
      Saludos,
      Javier.

      Eliminar
  2. Yo también te agradezco la recomendación, Javier. Siempre me gustó Unamuno y ahora más con este artículo tuyo. Imagino que ese libro biográfico debe ser muy interesante. Abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Si, efectívamente es un libro muy interesante, que acerca al lector a una visión totalizadora de Unamuno, sin academicismos ni agobios de datos y citas. Casi se podería considerar como una novela biográfica.
      Saludos,
      Javier.

      Eliminar
  3. Excelente recomendación, Javier, gracias. A mí Unamuno me gusta mucho como novelista, especialmente "Niebla", tan audaz como clásica en su forma, pero como pensador cristiano le aborrezco. Tengo en casa una edición de "Del sentimiento trágico de la vida" llena de anotaciones a mano en las que se me nota indignado en el momento de la lectura. Su defensa de la fe no hay por donde cogerla, pero cierto que fue un gran escritor. Por otro lado, su enfrentamiento con Millán Astray sirvió para mitigar su apoyo al levantamiento fascista y, al menos, lavar su imagen frente a los que siguieron apoyando sus fisuras al terror del que desciende nuestro monarca.

    Abrazos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Amigo Gonzalo, no hicistes caso a don Miguel y leíste su "Sentimiento trágico..." a la luz de la razón lógica y no al arrullo del espíritu, no me extraña por lo tanto tu monumental cabreo. Te recomiendo que lo releas con el tiempo.
      Abrazos (unamunianos),
      Javier.

      Eliminar