HOME                     LINKS                       CONTACT                      

3 oct. 2013

AL FIN LLEGA EL AGUA.




THE WATERBOYS                     "THIS IS THE SEA"

"And I am the Waterboy, the real game
not over here..." ("Berlin", "The Kids", Lou Reed)

Aguas claras, aguas primaverales, aguas corrientes, aguas estancadas, aguas muertas, aguas dulces y saladas, aguas reflejantes, aguas de purificación, aguas profundas, aguas tempestuosas, y ahora mientras escribo llueve y las gotas crepitan contra el cristal de la buhardilla, sus gotas se elevan en milésimas de segundo y forman pequeñas cimas transparentes, sus cúspides redondeadas se separan y quedan suspendidas en el aire sin saber que hacer. The Waterboys.

The Waterboys son un estremecimiento, y doy fe de ello. Valencia, ciudad de luz y cielos de sal, me vio recorrer sus calles una noche de hace muchos años y entrar al albur en un cine. El nombre de la película "Death Or Alive" (aquí, como casi siempre, mal traducida como "Muerto En Vida") y uno de los temas que componían su banda sonora, "Don´t Bang The Drum", una de las canciones estrella del disco que comentamos hoy, "This Is The Sea", tercero de la banda inglesa, comenzó a sonar en toda su inmensa grandiosidad. La pantalla, recuerdo nítidamente, reflejaba unas calles anegadas por una lluvia nocturna y torrencial, los personajes encontrándose en un abrazo empapado y ansioso, la tensión de la búsqueda inicial apenas liberada, la cámara girando lentamente alrededor de Dennis Quaid y Meg Ryan que se besaban con un furor de supervivientes. Un calor helado recorrió mi espinazo y recuerdo sentir un pasmo de intensa felicidad. Si, The Waterboys.

Mike Scott, buscador de un concepto superior, una suerte de ente espiritual que, transitando por la tradición post-romántica literaria inglesa, le permitiera llegar a una orilla (de nuevo el agua) donde poder pergeñar una música grandiosa, mística, catedralicia, "Big Music" o "Big Sound", como él mismo la llamó en su primera época, la que abarca sus tres primeros Lps antes de asentarse en la tierra irlandesa del "Fisherman´s Blues", es un humanista escocés (licenciado en Literatura inglesa y Filosofía) que, como muchos de sus pares, forma sus primeros grupos de onda punk en los muy últimos años 70. Su primera banda seria, Another Pretty Face, le serviría de trampolín para saltar desde su Edimburgo natal hasta Londres donde, ya a principios de los 80, forma el grupo que le servirá de plataforma para dar forma a esa visión, que felizmente identificaba como "una metafísica para ver la autoría de Dios en el mundo". The Waterboys.

Mike se sirve de varios músicos, muchos de ellos excepcionales, para apuntalar sus elevadas ideas. Anthony Thistlethwaite (su primer compañero en una banda llamada The Red and The Black) y Roddy Lorimer (sus referencias abarcan desde trabajos con The Who y Eric Clapton hasta The Communards, Deacon Blue, Bevis Frond, David Gilmour, Suede o Blur) forman la sección de metales, tan importante en un disco como éste "This Is The Sea", trasunto majestuoso de una pequeña orquesta. Kevin Wilkinson (conocido en grabaciones anteriores de los añorados Niki Sudden y Jacobites, músico de sesión en trabajos de Los Secretos ["Colección 1987-2000"], Robert Fripp & The League Of Gentlemen o China Crisis) lleva la batería y percusión. Karl Wallinger, en sus tiempos miembro del Whole Thing de Peter Gabriel, responde a los teclados, y Martin Swain controla el bajo. Steve Wickham, músico que posteriormente alcanzaría más importancia en la banda como compositor, colabora al violín.


Es éste "This Is The Sea" un album de imágenes, donde la música y los textos se alinean perfectamente para provocar en el oyente una serie de sensaciones de alto contenido onírico. Lugares fabulosos donde se pueda contemplar a nuestros mayores y rememorar sus enseñanzas, sus vidas pasadas, como en la misma "Don´t Bang The Drum", canción de épica doméstica, sin duda; escenarios donde los palacios y sus torres adivinan unicornios y amplios océanos repletos de lágrimas, como en la sublime "The Whole Of The Moon", tributo al escritor norirlandés Clive S. Lewis, medievalista, ocultista (gran amigo del Tolkien del "Señor De Los Anillos") apologista del cristianismo y que influyó mucho en un Mike Scott que siempre consideró la idea espiritual como fuerza motora en la creación artística, véase también esta misma razón en el contenido lírico de otro gran tema, "Spirit". Y qué decir de otra gema como "The Pan Within", que nos habla de aquellas estrellas vivientes, nacidas exclusivamente para ser aliadas nuestras en esas altas horas nocturnas en que buscamos la música para que nos redima.

Viajes iniciaticos en los que el autor nos invita a transitar  entre tifones y cielos asesinos en "Medicine Bow", alegatos contra las drogas vestidos de horizontes amarillos y herrumbre en las miradas de la gente joven de su país, "Old England", parajes donde fraternizan la belleza y el terror de las serpientes en "Be My Enemy", cantos poéticos en los que el amor y la vida se asemejan a sonidos, parajes, iglesias, veranos intensos como abrazos rubios, "Trumpets", para finalizar con una llamada a la liberación personal como recurso de salvación en "This Is The Sea", un hombre nuevo que aparece súbitamente después de una vivencia de dudas y desgracias.

Se me antoja ciertamente difícil culminar con un comentario que sea fiel reflejo de las emociones provocadas por la escucha de este "This Is The Sea". El agua ha cruzado transparente entre todas las imágenes apuntadas, agolpándolas en un nudo fluvial que forma una pequeña cascada en la memoria. Cada surco es un riego, un canal que será río. El mar es el final, un final incomparable bello para todos nosotros.

10 comentarios:

  1. uno de mis grupos favoritos a Pagan Place, Fisherman, blues, ... y tantos . Siempre discuto con un amigo cual de l,os discos de los Waterboys es el mejor no nos ponemos de acuerdo el pagan yo Fisherman, (me tira lo de Van the Man) por lo que al final nos decantamos por this is the sea

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Desgraciadamente no puedo entrar en esos debates ya que lo único que tengo de The Waterboys es este "This Is The Sea". Intentaré paliar esa falta.
      Gracias y saludos,
      Javier.

      Eliminar
  2. Son fan devoto incondicional de los Waterboys y este es mi disco preferido. No tengo palabras para describir su grandeza. Un texto precioso. En Valencia son auténticos dioses, no creo que vibre tanto la ciudad como con la banda de MIke Scott (me ha encantado tu anécdota del cine). Hace tiempo que tengo la entrada para el aniversario del "Fisherman's blues" pero "This is the sea", eso es demasiado grande. Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Si, yo creo que también me quedé corto a la hora de reflejar los sentimientos que me produce la escucha de este maravilloso disco.
      Gracias y saludos,
      Javier.

      Eliminar
  3. Lo que has escrito es una maravilla, tu entusiasmo es tal que se percibe el espíritu de "This is the Sea"...esto me recuerda lo dejado que tengo a "los chicos acuáticos" y que llegan días ideales para recuperarlos. Salud

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Antonio. Agua y Espíritu, dos palabras mágicas que pueden dar mucho juego. No esperemos a que llueva para recuperarlos.
      Saludos,
      Javier.

      Eliminar
  4. Siempre me han gustado los Waterboys de los 80 y 90, tenían personalidad dentro de su estilo épico. Yo no los he llegado a ver en directo, una lástima.
    En este momento no sabría que disco destacar por encima de los demás , todos me parecen de gran calidad , quizás cuando salieron los que más me gustaron fueron este "This is the Sea" y el "Fisherman's..."

    Saludos,

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Estilo épico comentas, y es verdad. Tienen una grandiosidad que no empalaga, que enaltece el ánimo hasta niveles muy altos. Una joya este "This Is The Sea".
      Gracias y saludos,
      Javier.

      Eliminar
  5. Al contrario que el amigo Johnny y demás, apenas he escuchado a los Waterboys, pero me ha encantado tu entrada, Javier, qué pasión y qué buen gusto. En tu blog, da igual conocer o no de lo que se habla, pues la literatura es buenísima.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Master. De tí he aprendido a enfocar el estilo del blog. Referencia a discos concretos, rigor literario en el texto, breve y enjundiosa historia de la grabación y algún comentario más personal.
      Un abrazo,
      Javier.

      Eliminar