HOME                     LINKS                       CONTACT                      

22 nov. 2012

DIETA DE MANDARINAS






BUFFALO KILLERS. "DIG, SOW, LOVE, GROW"
No he estado nunca en Cincinnati (Ohio), lugar de origen de la banda. Ignoro si allí habrá praderas mojadas, si las viejas hojas del roble descansan en el suelo entre líquenes, si los vencejos no paran quietos siquiera a la hora del café y del dominó. Mucho de lo sugerido en este su cuarto trabajo "Dig, Sow, Love, Grow", mi primera incursión en la banda, tiene olor a leña recién cortada, suena, como el piano de "Get It", a pájaro carpintero, hiere dulcemente como la aliaga en el morro de las vacas , escuchen "Hey Girl" y lo entenderán.

"Blood On Your Hands" no habla de la sangre órgánica si no del jugo de pétalos, aquel sabor que queda cuando besamos la almohada. "Rolling Wheel", maravillosa guitarra en el puente de la canción, reduce los alambres a chapoteos de rocío. "Those Days" contiene restos del primer esperma de los iroqueses.

"I Am Always Here", es el eco que no defrauda cada tarde, cuando "when I rest my head on the bed/you´re there"; "Farewell" propone al oyente el conocido dilema de las cortezas cerebrales, ¿cómo es posible una dieta de mandarinas con eso de "there was no luck in mine/so they´re ran away..."?. "Graffiti Eggplant" es un yunque oxidado, ya sin dueño. "My Sun"...,"look to the sky/there´s no reason/no other way of feeling...", marca el camino a seguir, los coros al compás con la batería, aquel que otros como Joe Walsh o America dibujaron hace mucho tiempo. "Don´t be scared, my girl..." es el borde del edredón que suavemente colocas en sus hombros, así interpreté "Moon Daisy" mientras veía bajar al aeroplano.

Buffalo Killers

No hay comentarios:

Publicar un comentario