HOME                     LINKS                       CONTACT                      

22 dic. 2013

TENGO UN DISCO EN LAS MANOS...




ELVIS COSTELLO AND THE ROOTS         "WISE UP GHOST AND OTHER SONGS 2013"
Hace muchos años, tantos que una memoria caprichosa (como la mía) se niega a recordar con precisión, en uno de los primeros programas culturales de TVE, aparecía un hombre ya tan entrado en años que parecía académico y, sosteniendo un libro, comenzaba su disertación con una frase sugestiva y premonitoria: "Tengo un libro en las manos..." y, a continuación, mencionaba el título y nombraba al autor del mismo Su voz grave quedaba acentuada por una presencia que irradiaba un convencimiento misterioso, una orden de paralización parecía salir de la caja y obligaba a grandes y chicos, en aquellos primeros años todos veían la televisión, a dejar de lado cualquier actividad que estuvieran en ese momento realizando y, como si sufrieran una suerte de hipnotismo doméstico, concentrarse exclusivamente en el mensaje que iba a impartir el protagonista mencionado.

Hoy "tengo un disco en las manos". Su título "Wise Up Ghost And Other Songs 2013"" y sus son autores Elvis Costello and The Roots y quisiera transmitir toda esa sensación de clasicismo, de empaque antiguo, de madera de caoba pulida con el paso del tiempo. Estamos, señores y señoras, permitanme que ante la gravedad del momento adopte un tono de levita y reloj de cadena, ante una de las obras cumbres desde luego del artista londinense, no me atrevería a decir lo mismo del combo de Filadelfia ya que desconozco su trayectoria anterior. Su misma presencia, esa elegante y escueta portada en blanco y negro (a semejanza quizás de las célebres Deutsche Grammophon), su enigmático "Number One" en el borde inferior derecho, y el logotipo del prestigioso sello Blue Note en el mismo extremo superior; la amplia foto del interior según se abre el album, juego de blancos, negros y grises brillantes donde aparecen retratados Elvis y ¿UESTLOVE, las fundas con los créditos y textos de las composiciones (siente uno un frío nacarado al pasar sus dedos por ellas), todo irradia una fuerte sensación de seriedad gótica, de quietud de gabinete científico, de tiempo entre calendarios ya muy amarillentos, no por ello olvidados.

Pero, sorpresa, frente a esa cuidada imagen de obra clásica nos encontramos, ya entrando en la propuesta musical de los artistas, con un material para nada convencional. Un cuadro formado por un marco de perfiles cambiantes, ritmos basados muchas veces en medios-tiempos funk con golpes repetitivos de batería (eje rítmico) y bajo (refuerzo), secciones de viento que encumbran constantemente tonos a veces sombríos, otros más explosivos, guitarras comedidas en un cauce manso, sus punteos en muchas ocasiones brillando con luz cegadora, coros mágicos (para voces femeninas también mágicas) Arreglos orquestales de prodigiosa riqueza instrumental en la sección de cuerdas, "samplers" entremezclados (de canciones anteriores de Costello), atmósferas de un "neo-soul" urbano (¡cuanto de Prince y de Gil Scott-Heron se escucha entre sus surcos!) con ecos de un hip-hop inteligente, tamizado, hiper coloreado más bien,  por una conjunción instantánea de sonidos expandidos en todas direcciones, su posible control solo queda al alcance del oyente poco escrupuloso, por bravo y bizarro.

Frente a este esqueleto musical que sostiene la apuesta de Costello y ¿UESTLOVE, el artista londinense ha construido, como solo él sabe hacerlo, un corpus lírico de gran riqueza temática. Centrado sobre motivos de patente actualidad, sus textos recogen la angustia, la rabia (también el vacío ocasionado) de una sociedad condenada por una crisis política y económica de la que no fue culpable y ve, resignada las más, combativa otras veces, como las soluciones posibles desaparecen con el paso del tiempo. Hay una suerte de "What´s Going On" o de "There´s A Riot Goin´ On" revisitados, el recuerdo del "Shipbuilding" planea como un nuevo llamamiento a las conciencias, ahora mismo tan adormecidas, tan sosegadas por un incipiente consumismo. Marvin Gaye, Sly Stone y Robert Wyatt son también protagonistas de este disco, sus mensajes se leen nítidamente en los textos de Elvis Costello; un Costello que sigue siendo un auténtico paradigma en el alcance y significado de sus versos, a tal nivel llega su profundidad creativa, su capacidad vocalizadora elevándose en los momentos de mayor tensión, o temblando titubeante en las ocasiones en las que la vulnerabilidad de la historia lo requiere (también, cuanto del mejor Bill Whiters o Al Green hay aquí).

Si, vuelvo a la etiqueta del besamanos, señoras mías (ellos seguro habrán vuelto al calor del casino) este trabajo de Elvis Costello and The Roots ofrece una maravillosa ambigüedad entre la envoltura de su corpiño de ballenas metálicas y lo más "cool" de los diseños de Stella McCartney, una bellísima imposibilidad entre un coche de postas y un Maserati Ghibli Sedan, un cruce de afgano y fox terrier en el desierto de Gobi, algo que solo la mente del más avezado a dejarse sorprender pudiera apreciar. A todos aquellos aficionados al Costello colaborador con Bill Frisell, The Brodsky Quartet o The Metropole Orkest, éste "Wise Up Ghost And Others Songs 2013" les sonará a música celestial, la apuesta de un artista que, ya alzado a la cima de la consagración desde hace mucho tiempo, aun se atreve a proponer a la audiencia una lectura arriesgada pero de portentoso valor compositivo.


No dejemos exclusivamente el mérito de este trabajo al londinense. La imbricación de Ahmir ¿UESTLOVE Thompson, líder de la banda "philly" The Roots, es a todas luces un punto fundamental en la cohesión de ideas y  resultados que transmite este disco. Su ligamen con Costello, que de hecho se retrotrae hasta el año 2009 y a distintas participaciones conjuntas en el programa televisivo de Jimmy Fallon en los siguientes años, se refuerza cuando ambos artistas deciden embarcarse en una grabación conjunta, fruto de sus intereses compartidos por ahondar y experimentar en estilos inicialmente alejados de sus premisas más conocidas. The Roots, consagrados ya en territorios donde el sonido urbano se actualiza con elementos de hip-hop alternativo, jazz-rap, R&B y "neo-soul" orquestal  (muy patente en la sección de vientos), entran en contacto inicialmente con Diana Krall (actual mujer de Costello) cuando uno de sus músicos itinerantes participa en una de las grabaciones de la cantante de jazz. El trabajo que los de Filadelfia realizan con D´Angelo en 2009 ("Voodoo") llama la atención de un Costello que, ya entonces, manifestaba su predilección por el grupo y su, entonces incipiente, idea de una futura colaboración. Desde entonces hasta Enero de 2013, en que se anuncia oficialmente su intención de grabar un disco conjuntamente, el paso del tiempo y las ocasiones de en que ambos coincidieron no hicieron sino recalcar su admiración mutua.

Como suele ser costumbre de esta casa, donde la educación siempre ha primado sobre el olvido, no dejaré escapar la ocasión para refrendar mi admiración por los músicos (algunos) que participan en este trabajo. En primer lugar,. Steven Mandel, el tercer eje sobre el que gravita el proyecto, compositor conjunto con Elvis y ¿UESTLOVE de muchos de los temas. "Captain Kirk" Douglas en la guitarra, otro de los miembros fijos de The Roots. Pino Palladino (algún día habrá que hablar de este hombre) y Mark Kelley al bajo. Ray Angry a los teclados (en la sección de agradecimientos le llaman "The Billy Preston of our Beatles"). Una maravillosa La Marisoul, líder del grupo angelino La Santa Cecilia. Frank Knuckles a la percusión y Matt Cappy y Korey Riker en una prodigiosa sección de vientos. Por último, Brent Fischer como director e ingeniero de los arreglos orquestales, tan importantes en muchas partes del album.

Terminada la presentación del libro, nuestro protagonista televisivo se despedía de la audiencia no sin antes convocarles a una futura aparición semanal. Símil de su ejemplo, me dispongo a recoger los vinilos (es disco doble en este formato), guardarlos en sus fundas correspondientes y admirarlo una vez más. No será la última. Elvis Costello y The Roots, el mérito y éxito de su trabajo es conjunto, me han deparado uno de los mejores momentos musicales de este año, próximo a finalizar..., y a refrendar la opinión siempre sabia de que quien no arriesga, no avanza, no triunfa.





6 comentarios:

  1. como siempre excelente visón. No entro en mis discos del año por poco . estaba en todas las quinielas son Costelliano de pro . Salio en el último momento por culpa de un asqueroso disco de remezclas que ha sacado del mismo y haber colgado en itunes un par de temas no incluidos en el álbum . lo mismo que Bowie CASTIGADO. (Lo de Bowie aún tiene mas delito en un año creo que van 3 versiones del disco) Gran disco pero no le hago publicidad, El buen Costello le importara obviamente un huevo mi locura. Bueno en serio muy buen disco superior a las expectativas pero inferior a Momofuku para mi su último gran Lp

    ResponderEliminar
  2. Sinceramente, tras un par de escuchas, casi que me quedo mejor con tu magnifica entrada. Pero Costello merece todo mi respeto, volveré a insistir sobre el disco en cuestión con ideas renovadas. Saludos y felices fiestas.

    ResponderEliminar
  3. Siendo un buen amante del de Liverpool y apunto de entrar en el medio siglo, tengo que reconocer que me cuestan los experimentos. Es más, me dan miedo. Hace tiempo que he entrado en una especie de recesión mental y quiero que los musicos y grupos "den un pasito atras" y vuelvan a sus cavernas sónicas. Hoy tomando unos quintos (botellines catalanes) con unos colegas y teniamos añoranza de grupos y solistas, que debido a los experimentos, jamas HAN VUELTO.. Seguramente Costello se lo puede permitir, pero prefiero al Costello de Secret...Muchisisisisisissimo mejor tu post que su disco

    ResponderEliminar
  4. Lo tengo poco oído, pero gracias a tu entrada querido Javier, le daré otra oportunidad, aunque entiendo que el bueno de Elvis va dando una de cal y una de arena.

    Un abrazo y feliz año.

    ResponderEliminar
  5. Como a muchos el Costello que más me gusta es el de los 70s, 80s y algo de los 90s, pero desde ya hace años al amigo le ha gustado ir experimentando diferentes estilos musicales con suerte diversa pero para mi gusto con muy poco interés. A mi me gustaría que Costello fuera como Paul Weller , Tom Petty, es decir gente de su quinta más o menos que saben envejecer musicalmente , pero el amigo de Liverpool no ha sabido a mi modo de entender.

    Un saludo a todos y Buen año 2014!

    ResponderEliminar
  6. Gracias a todos por vuestras opiniones. Veo que salvo Bernardo, al que le gusta el disco pero lo tiene castigado, el trabajo del buen Elvis de este año no os ha convencido mayoritariamente. Lástima ya que, según mi opinión, es un disco muy brillante. Arriesgado, y como tal, requiere de prolongadas escuchas para sacarle todo el jugo, que es mucho, creédme.
    Gracias de nuevo por vuestra presencia y feliz año nuevo a todos, de corazón.
    Javier.

    ResponderEliminar