HOME                     LINKS                       CONTACT                      

21 ago. 2013

BAILANDO EN LA PISTA



EARTH, WIND AND FIRE        "EARTH, WIND AND FIRE"
En la definición propia del "funk" encontramos gran parte de las llaves maestras que nos abrirán la puerta para una mejor comprensión de éste, tan "sui generis", estilo musical. Y creo que conviene a veces repasarlo, porque parece que en él pueden caber un cúmulo de ideas que, en ocasiones sirviendo de auténtico "cul de sac", se pueden alejar de lo que verdaderamente forma el meollo y base genética de este sonido.

No me importa tanto el aspecto puramente conceptual y geográfico de lo que pueda definir al "funk" como estilo, esto es, su clara procedencia afroamericana, su mezcolanza de otros estilos como el soul, el jazz, los ritmos latinos, el "rythm & blues", algo de psicodelia "west-coast", tampoco el punto estrictamente técnico es el que quiero resaltar; el destacar el mayor peso de la percusión y del bajo eléctrico, la significativa aportación de la sección de vientos, los acordes más graves y comprimidos, no es lo que más me interesa en este momento. Lo que realmente me invita a divagar sobre ello es lo que el "funk" consigue, conmigo y con todos aquellos amantes de éste género, BAILAR.

El primer disco homónimo del grupo Earth, Wind And Fire de 1971, siendo ésta mi primera adquisición de la banda de Chicago, y una más de las que engrosan mi pequeña colección de este estilo, Funkadelic, James Brown, Sly and The Family Stone, Mandrill, Parliament, entre los principales (¿puedo meter aquí a mis muy queridos Delfonics, de los que se anuncia ahora próxima entrada?), viene a significar mi clara apuesta por lo que estas bandas y este tipo de música me aportan como aficionado. Ganas de moverme, de seguir el ritmo sincopado de sus instrumentos, de participar en su comunión étnica, de compartir y entender sus proclamas sociales y políticas (caso común de una gran mayoría de los grupos destacados), en una palabra, de vivir la música como una celebración, como un rito de participación colectiva, más cercana a la pura expresión orgánica del sudor colectivo, más alejada del viaje mental o espacial al que, porque no decirlo, también soy buen aficionado.


Y éste primer trabajo de Earth, Wind And Fire cuadra como anillo al dedo. No era antaño, inicio de los 70, estrictamente necesario que los Lps tuvieran una gran cantidad de temas y, así, este trabajo recoge "tan solo" siete cortes, a cual mejor. En todos ellos hay suerte de los más celebrados ecos rítmicos, de las más emergentes sensaciones eróticas, profusión de gestos de primicia en pistas de baile, choques de caderas sin víctimas, si, por qué no decirlo..., "disco-dancing" del bueno, zapatos con plataformas, pantalones de campana, luces refulgentes en un pequeño cuadrado de colores, humo, alcohol, un pequeño paraíso al alcance de todos.

"Help Somebody", "Moment Of Truth", "Fan The Fire", "C´mon Children" o "This World Today", en ese aspecto que comentaba antes de canciones con títulos y textos comprometidos, ofrecen una gran uniformidad en cuanto al mejor "funk" de alegre aspersión rítmica y percusiva (mención especial a Verdine White aquí, protagonista de un soberbio trabajo al bajo eléctrico), grandes aportaciones de vientos, guitarras y teclados que extienden sus sintonías al unísono, voces que, según el momento, arañan o acarician al oyente.

Destacaría, no obstante, dos temas. "Love Is Life", más balada soul y con unos coros que crean una melodía de gran belleza, y "Bad Tune", el único tema instrumental que, según comienza con los efectos especiales de una gran tormenta, ya avisa que se va a tratar de una gran pieza, el empleo de la kalimba, teclado puramente africano de sonido parecido al vibráfono, además le otorga una gran calidez rítmica. 

Maurice White, el "alma mater" del grupo, ante el fracaso de ventas de éste su primer trabajo, decide despedir a 7 de los miembros de la banda (no sé porqué pero una de las cosas que más me ha gustado de los grupos de "funk" es que habitualmente estaban compuestos por muchos miembros), y solamente mantiene a su hermano Verdine para su segunda grabación, cambiando también de sello, de Warner Bros a CBS. Entra entonces como vocalista Philip Bailey, barítono que dará una nueva dimensión a la banda y que supondrá el inicio, para muchos, de la mejor época de esta banda de "funk" americana. Pero es ésa otra historia de la que me tengo que poner más al día.

6 comentarios:

  1. Funk como invitación a bailar, a sudar, a sentirse vivo en definitiva, ¿no? Y todo ello EW&F lo consiguen.

    Un saludo, JdG.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Así es. Mientras que el rock me produce rabia y escape, orgánico o mental, el funk alienta el gozo de sentirse "alive and kicking..." como dicen los de Albión.
      Gracias por tus comentarios
      Javier.

      Eliminar
  2. Siempre he sido un zompo a la hora de bailar y más carne de cañón para la barra. Pero no puedo negar que aún así, el ritmo es capaz de poseer al menos pintado, y aunque sólo sea un pie el que demuestre tal estallido rítmico, los ritmos por dentro te pueden agitar las neuronas al máximo. Apunto este disco, no me vendría mal un baño de sudores en el baile, excelente reseña. Saludos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues nada, a bailar pero sin dejar mucho tiempo sola la barra, que hay que hidratarse después de tanto sudar.
      Gracias por tus comentarios.
      Saludos,
      Javier.

      Eliminar
  3. Javier ,

    Interesante entrada de este disco de los EW&F con excelente descripción por tu parte. El funk del periodo sumaba mensaje social + diferentes elementos de la música afroamericana marcados por un ritmo constante que habían creado en su inicio tipos com Sly Stone, el gran James Brown e incluso Hendrix. A partir del nacimiento de la música disco a mediados de los 70's muchos de estos grupos se diluyeron en grabaciones que sin ser malas , no tenían el interés de las de la primera mitad de los 70's , muchos de ellos consiguieron grandes singles como los mismos EW&F o los Kool and the Gang. Otros se perdieron en el camino y no consiguieron tener la "chispa" de Maurice White para crear éxitos para todos los públicos, digamos un crossover funk bien hecho, como los Ohio Players, Fatback Band etc etc.Mira de recuperar también algún disco de este periodo de los Isley Brothers, unos de los grandes grupos de la black music , ya que unían dos generaciones , los padres y tíos con los hijos y nietos o primos, la vieja generación que dominaba el soul, doo wop etc se encontraba con la nueva que traía el funk y el rock.

    Saludos,

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muy agradecido por tu valiosa aportación Jordi. Buscaré conseguir algo de los Isley Brothers preferentemente, además de Ohio Players y Fatback Band y Kool and The Gang.
      Saludos,
      Javier.

      Eliminar