HOME                     LINKS                       CONTACT                      

25 ago 2022

"ROCK BOTTOM".- ROBERT WYATT

 


Mientras escucho el disco por segunda vez en las últimas 72 horas, recupero un breve extracto (parcialmente modificado) de una entrada publicada en Rate Your Music (RYM) en Septiembre de 2012. 

¡¡Atención!!, es este un trabajo muy especial. Se trata de la reconstrucción vital, moral y musical de un hombre, uno de los más significativos representantes del prestigioso club de Canterbury. Robert Wyatt. Tiempo antes (finales de 1972) de la edición de este "Rock Bottom" (Virgin Rcds, 1974) Robert está temporalmente instalado en Venecia junto a su compañera Alfie (contratada por el director inglés Nic Roeg como ayudante en su película "Don´t Look Now"). En Junio de 1973, "in a split of a second", el destino le tiene reservada una mala jugada, Robert cae al suelo desde un cuarto piso y se rompe la espina dorsal. Queda paralítico de por vida.

Parte de las ideas compositivas ya estaban en su mente antes de tal accidente, así lo reconoce el ex-batería de Soft Machine en el texto ("Rock Bottom", The Odd Story Of A Piece Of Music") que acompaña los créditos de esta extraordinaria obra.

El itinerario que propone el artista inglés a sus oyentes es realmente singular. Pertrechado en una base músical aparentemente simple, instrumento de bajo (con las colaboraciones de Hugh Hopper [colega de Soft Machine] y Richard Sinclair [Caravan] y teclados del propio Robert, acompañado en algunos temas por Laurie Allan en la batería y en otros por Mongezi Fera a la trompeta (qué gran atmósfera crea en la primera parte de "Little Red Riding Hood Hit the Road"), Gary Windo al clarinete, el querido Fred Frith en una preciosa interpretación de viola (segunda parte de "Little Red Riding..."), las guitarras de Mike Oldfield y las voces barítonas de Ivor Cutler, excéntrico compositor escocés, todo ello supone un perfecto contrapunto para un album que sorpresivamente culmina entre risas, gorgoritos, imitación de sonidos de gárgaras humanas, insectos campestres y el tic-tac reflejando el paso del tiempo. 

La obra parece invocar una suerte de acuerdo consigo mismo, un pacto sanador ante la irremediable situación de desgracia física. "Rock Bottom", se eleva como un inapelable artilugio poético y musical, un profundo ejercicio de introspección, válido tanto por lo que dice (maravillosos esos múltiples versos sueltos en "Sea Song" y "A Last Straw") como por la música que se interpreta. Más que sonar, sugiere. En esa pieza de tristeza abierta y despejada de "Alifib/Alife" se encuentra uno de sus muchos tesoros.

Y gran parte de ello gracias a Alfie..., su compañera, su fiel guardiana, aquella mujer que supo guiar y soportar a un Robert que muchas veces no se lo puso fácil. 

Disco producido por Nick Mason (aquí se lució el batería de Pink Floyd) y editado el 26 de Julio de 1974, coincidiendo con el 21 aniversario del ataque al Cuartel de La Moncada en Cuba. Al día siguiente, Robert y Alfie contrajeron matrimonio.


Entrada dedicada a mi buen amigo Gonzalo Aróstegui, gran conocedor del artista y prescriptor de su legado musical y político.

4 comentarios:

  1. Perfecta descripción, Javier: "un inapelable artilugio poético y musical". Uno de los discos de mi vida, pero Wyatt no se queda ahí, no hay más que escuchar discos como "Shleep" o "Cuckooland" para corroborar que ese "profundo ejercicio de introspección" al que te refieres ha seguido construyéndose con una calidad impresionante.

    Un abrazo y muchas gracias por la dedicatoria.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Si, también es un disco de cabecera para mí, y cuanto más lo escuchas más te gusta. Tiene una profundidad emocional evidente, aumentada por el hecho de su reciente accidente. Si este hombre fue capaz de crear esta música en esas terribles condiciones (aunque mucho material lo tenía ya compuesto) qué hubiera sido capaz de hacer. A veces el artista adquiere mayores cotas cuando se encuentra en situaciones difíciles.
      Abrazos,

      Eliminar
  2. Compré este disco hace ya algunos años, por las buenas críticas que leí sobre él. Las primera escucha, tengo que reconocer que me costó bastante, no es fácil de oir, pero luego en las sucesivas lo fui asimilando poco a poco hasta aprendérmelo de memoria, y benditas las horas que gasté en ello, porque consiguió engancharme. Hoy le he vuelto a dar un repaso, animado por tu estupenda reseña, y mis emociones han vuelto a aflorar. Pura magia
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  3. Si Antoni, a mi me ocurrió tres cuartos de lo mismo. Las primeras escuchas me dejaron un poco descolocado, aunque sabiendo los antecedentes de Wyatt en Soft Machine, tampoco me pillaron de total sorpresa. Según le vas dando más vida el disco adquiere su enorme dimensión. Para mí es una auténtica obra identificativa de su autor, un hombre enmarcado en la búsqueda de nuevas perspectivas a su música y que consigue, en este "Rock Bottom", sobrepasar los límites que cabía esperar de ella.
    Gracias y saludos,

    ResponderEliminar